20 abr. 2009

El Dr. Estivill evitó seguir su método con su nieto (y consigo mismo)



Todos conocemos la conocida frase o consejo “prediquemos con el ejemplo” que quiere decir que la mejor manera de explicar algo es mediante nuestros actos o apoyando nuestras palabras con los hechos.

El Dr. Estivill es autor de varios libros, los más conocidos son Duérmete niño, dedicado a enseñar a los niños a ‘dormir bien’, es decir, evitando que por la noche se despierten (pese a ser algo natural) mediante métodos conductistas muy cuestionados y ¡A comer!, un manual para incorporar buenos hábitos en los niños, algo así como que se coma lo que hay, le guste o no y que no se levante de la mesa.

Hasta aquí ninguna novedad, la corriente generada por Estivill es por todos conocida y al igual que tiene muchos detractores, también tiene muchos defensores. Unos y otros piensan que hacen lo mejor por sus hijos, por tanto tan respetable es formar parte de un grupo como del otro.

Ahora bien, ¿qué sensación queda cuando el maestro y mentor no sigue sus propias recomendaciones?

En una entrevista realizada para Capio Sanidad, Magazine del Hospital General de Catalunya, para el que trabaja el Dr. Estivill, afirma en relación a su nieto que “evitamos tener que seguir el ‘Método Estivill’, no hizo falta reeducarlo porque aprendió desde el primer día”. Según explica dormía seis horas seguidas a los tres meses y toda la noche a los 6 meses. Por eso “evitaron” tener que utilizarlo.

Según su libro a los 3 meses debe comenzar la “tarea de inculcarle un buen hábito del sueño” y recomienda que “desde el tercer mes no os levantéis a cogerlo ante el primer gemido”. Es decir, a los 3 meses ya se inicia el método Estivill. Comenta que su nieto se despertaba a las 6 horas con 3 meses, luego no dormía toda la noche.

Por ejemplificar, si se dormía a las 21 horas de la noche, se despertaba a las 3 de la mañana. ¿Quiere decir con esto que al despertarse a las 6 horas de haberse dormido, según mi ejemplo a las 3 de la mañana, no llevaron a cabo el método? ¿Quiere decir que con su nieto sí acudían raudos pero que el resto de padres y madres debemos esperar un rato?

Comenta también en la entrevista que “siempre hay alguna cosa que los cuidadores hacen mal y por eso el niño no duerme. Nunca es culpa del niño (…) los niños reciben los problemas de ansiedad, los conflictos de la pareja o el estrés de los padres y eso les afecta”, es decir, los niños ya saben dormir por sí solos, si tardan en dormirse y se despiertan es culpa de los padres.

En la contraportada del libro podemos leer “el 35 por ciento de los niños menores de 5 años padecen insomnio infantil” y en el libro habla de ello como un hábito que debemos enseñar a los niños, sin embargo ahora parece ser que los niños duermen mal porque los padres tenemos la culpa. Estoy seguro que cientos de padres de carácter afable y tranquilo pueden atestiguar que sus hijos también tardan en dormir y se despiertan de noche pese a que no hay un entorno de estrés y/o ansiedad.

Tras esta afirmación del Dr. Estivill, y si fuera cierto, ¿no sería más fácil ir a la raíz del problema e intentar eliminar los factores del entorno que producen estrés y ansiedad en el niño? ¿por qué la solución a los problemas de los padres pasa por enseñar a los niños a vivir con ellos pero ahogando los síntomas?

Las recomendaciones ante los problemas es que no los ‘ahogemos’ en nuestro interior. Todos hemos explicado alguna vez la metáfora que dice que “si te vas guardando los problemas, éstos se harán una pelota cada vez más grande y al final reventará”.

El método Estivill consiste, tal y como lo explica él mismo en la entrevista, en permitir el traspaso de sentimientos de ansiedad y de estrés de los padres a los hijos y evitar que lloren por ello o muestren su malestar, es decir, permitiendo que los vivan, pero no que los expresen, por lo tanto haciendo que los ‘guarden’ o ‘almacenen’ para el futuro.



Con respecto al método del ¡A comer! de conseguir que los niños tengan buenos hábitos alimenticios, que coman de todo y por tanto lleven una alimentación equilibrada estoy de acuerdo en que el objetivo es loable. No así los métodos ni el ejemplo del Dr. Estivill, que hace unos años se realizó una reducción de estómago porque “las dietas no van conmigo”.

“Haz lo que digo, pero no lo que hago”. Me alegro de no ser uno de los padres que han llevado a cabo unos métodos que ni siquiera su autor utiliza.

Fuente: Capio Sanidad (en catalán)

Publicado originalmente en Bebés y más

10 comentarios:

eMe.Hå. dijo...

bueno... el dr. Menghele tampoco practicaba lo que practicaba con su propia familia.

Me alegro de haberme encontrado el foro de crianza natural hace 2 años y haber cerrado los oidos a todo lo externo. Mi hijo tiene 15 meses, duerme conmigo, toma teta por las noches cuando quiere, a veces solo una vez, a veces toda la noche y dormimos todos bien. Pero vieras las críticas! han sido desde que nació y no se terminarán, pero ya tengo la piel dura =)

Gracias Armandilio, como siempre, tus entradas son de suma utilidad (y me dan más argumentos en la pelea diaria con el resto). Un abrazo desde Noruega!

eMe.Hå. dijo...

ah, les críticas son porque no duerme 12 horas de corrido (de 18.30 a 6.30) ya que se despierta a pedir teta :P

Anónimo dijo...

Soy quilis74. Es que me estoy volviendo loca para hacer un comentario con mi nick. Nos hemos cruzado alguna vez por Crianza Natural. solo queria decir que ¡Madre mia! ¡que fuerte me parece! y ¡lo que hay que leer! y que muchisimas gracias por tu informacion, por todo lo que cuentas y como lo cuentas. Un saludo

Desi dijo...

Armando, ¿me permites subirlo a mi "bló", porfa?

Armandilio dijo...

Qué pregunta, Desi, ya sabes que sí.

Sol dijo...

Ays, cada vez que veo el libro de Estivill en una librería me dan ganas de quemarlo cual inquisidora...

Caro dijo...

¡Qué fuerte! :) no sabía que tenía otro 'libro', esta vez para enseñar a comer... pero tampoco lo de la reducción de estómago!!! que tío más hipócrita!!

Mametadebad dijo...

Se que es una entrada antigua, y quizás no es el lugar para explicar esto pero quiero que sepáis que este método sigue teniendo mucha vigéncia en àmbitos de salud.

ayer fuí a la pediatra, le comenté que mi niño se despierta 8 veces cada noche, que hace 5 meses que no duermo ni dos horas seguidas, etc, buscando algun consejo más. Me dijo que la solución era aplicar técnicas como el método Estivill, que el problema era que mi bebé no se sabe dormir solo y que si cada vez que se despierta vamos a calmarlo o a mecerlo, siempre necesitará esta continua atención. Me dijo que le calmara con la voz simplemente, y que acabaría durmiéndose. También me aconsejó que de día no le hiciera tanto caso y que no lo atendiera enseguida, que dejara que se quejara un poco que no pasaba nada.
Lo que más me asustó es que me comentó que si no lo hacemos es probable que no duerma bien hasta los 2 años y medio que dice que es cuando hacen un cambio.
Claro, yo no me veo así doa años más...acabaré enferma!!
esta noche le he dado muchas vueltas y no se qué hacer. No quiero dejarle llorar, además se que seria un proceso largo porque es un BBAD, un drama vamos. Pero tampoco me veo por más tiempo sin dormir. Estoy tan cansada e irritable que a veces casi pierdo los nervios con el niño y con mi marido los pierdo continuamente.

Armandilio dijo...

Mametadebad, no sé muy bien qué responderte, porque recetas mágicas no hay.

Quizás en algún despertar podría ocuparse papá de intentar que se volviera a dormir, quizás teniendolo al lado en la camita esté más tranquilo y quizás con el tiempo todo vaya a mejor.

Los bebés se despiertan a menudo por la noche porque es así como duermen, básicamente porque necesitan alimento, por instinto de supervivencia (si me quejo a menudo, mi cuidador estará cerca y sobreviviré a posibles peligros) y porque su cerebro es aún inmaduro y poco a poco va madurando hacia el sueño adulto.

Dormir toda la noche es algo que la mayoría de los bebés empiezan a hacer hacia los 2-3 años, aunque es normal que aún se despierten hasta los 4-5 años.

El método Estivill y en definitiva el dejarlos llorar para que aprendan que nadie les va a dar lo que necesitan no es más que eso, enseñarles a silenciar las penas o las necesidades.

A mí no me gusta porque creo que las personas tenemos que poder contar nuestros problemas a nuestra família... y no hacer caso al llanto es enseñarles que sus necesidades y malestares son poco importantes.

Un truco que nos funcionaba era acostarnos prontísimo. Si te acuestas a las 21:00, aunque te vayas despertando por la noche, si te levantas, digamos a las 08:00, aún puedes sumar unas 6-8 horas de sueño (entre pitos y flautas).

Mametadebad dijo...

Muchas gracias por contestar. Almenos, dentro del cansancio, me consuela saber que estoy respetando a mi hijo, que no estoy haciendo las cosas tan mal y que mi niño no es un monstruito, simplemente, como dice W. Sears, es un Buho, nocturno.
Por cierto, estoy leyendo el libro de Sears "tu hijo dormirá...y tú también", y la verdad que explica consejos muy buenos, claros y directos. Lo comento por si quieres hablar de ello en el blog algun dia para ayudar a madres como yo.

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.