28 abr. 2009

Al ir al médico hay que decir siempre la verdad



Las visitas al pediatra o a la enfermera suelen ser motivo de angustia y de rechazo por parte de los niños. Para que lo lleven lo mejor posible se recomienda decirles siempre la verdad.

Cuando son bebés no hay mucho problema, pues van donde les lleven sin rechistar, pero a la que empiezan a entendernos aparecen las primeras reticencias a la hora de acudir al médico.

Sobre la actuación de los profesionales con los niños hay mucho que debatir y probablemente mucho a mejorar (el trato, las miradas, el tacto,…), quizás otro día hable de ello, si a alguien le interesa.

Sin embargo hay otras cosas que pasan en la consulta que no se pueden cambiar demasiado, es lo que hay:

Seguir leyendo en Bebés y más

2 comentarios:

Laura dijo...

Hola,

Hace tiempo que te leo a través de bebés y mas y recientemente a través del blog. Me gusta lo que escribes sobre todo lo que concierne a los niños. Y en esa línia de pensamiento me gustaría preguntarte si tienes algun post en qué se hable de cómo explicar a un niño de 3 años qué le van a operar. A mi me gusta explicárselo todo: si vamos al médico y pregunta a qué yo explico a lo que vamos, con suavidad, con tacto pero se lo explico porque no me gusta ocultarle la verdad. Pero no sé cómo enfocar el tema de la operación para que me comprenda sin asustarlo. Es una operación de fimosis. Bien, no quisiera molestarte simplemente era por si había algún post con algún título diferente que no lo haya encontrado por el buscador pero qué trate este tema.

Gracias,

LAURA

Armandilio dijo...

Hola Laura, en primer lugar preguntarte si la operación es realmente necesaria (¿la fimosis es muy bestia?, ¿os han recetado cremas con corticoides para abrir el prepucio antes de decidir intervenir?), pregunto porque las fimosis, en el 97% de los casos, se resuelven solas antes de los 5 años y a partir de ese momento aún hay algunas que acaban resolviéndose.

A partir de ahí, si la operación es necesaria, creo que lo ideal es, simplemente, tratar de explicarle todo lo que va a pasar.

Hace unos días escribí en Bebés y más sobre cómo explicar a los niños que van a ir al cole: http://www.bebesymas.com/consejos/como-ayudar-a-tu-hijo-en-la-adaptacion-al-colegio.
En esta entrada hablé del uso del juego simbólico en nuestro favor, explicando a los niños con muñecos o con representaciones, cómo será lo que va a vivir.
En vuestro caso lo mejor sea, quizás, jugar a médicos: "entonces mamá te dará muchos besos y tú te quedarás con el médico. Venga, ahora jugamos a que yo soy el médico que le digo a mamá que espere un momentito fuera. Venga, jugamos a que te vamos a operar" y le cuentas cómo va a ser todo, si estará solo o acompañado, que le van a pinchar, que estará como dormido, que cuando se despierte notará algo raro en la "tita",..., que mamá estará esperando para verle y que le darás un besazo y una sorpresita (si es que tienes pensado comprarle algo)...

Lo ideal es que hables con el cirujano antes y que te expliquen cómo va a ser todo. Así estás tú preavisada de todo lo que va a suceder y así puedes tú avisar a tu hijo de ello. Así se lo cuentas todo, como si fuera un juego, de un modo que, más o menos, puede entender, para que luego cuando suceda, ya lo conozca porque ya lo ha "vivido".

Probablemente lo pase mal, pero al menos sabrá qué viene en cada momento (más o menos), que una de las peores cosas que te pueden pasar es no saber qué va a pasar.

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.