6 abr. 2009

El amor se multiplica con cada hijo



Cuando devenimos padres una gran cantidad de nuevas sensaciones llegan a nosotros. Tener un bebé supone la llegada de una pequeña personita que nos necesita y que nos va a dar mucho amor y cariño.

Muchas cosas se remueven en nuestra manera de vivir y a menudo nuestras escalas de valores, esas que teníamos casi grabadas en piedra, se derrumban para construir unas nuevas.

Esa cosita tan pequeña, que ni siquiera habla, pasa a ser el motivo de que salgas corriendo del trabajo para llegar a casa, de que sientas como la vida entra por tu nariz al oler su cabecita, de que relativices lo que antes te parecía importante y de que decidas ser mejor persona para ser un mejor ejemplo. En otras palabras, te enamoras de tu pequeño.

Pasa el tiempo, y (quizás) quieres ampliar la familia. Pensáis en tener otro bebé, un hermanito para el primero. Vuelve la ilusión, pero llegan algunas dudas.

En nuestra visión monogámica del amor de pareja extrapolamos esta manera de pensar al amor por nuestros hijos y te cuestionas si serás capaz de querer tanto al nuevo bebé como quieres ya al primero.

Sientes que no será posible, que todo el amor que derrochas está dirigido a tu niño y que no será posible repartirlo.

De hecho, sientes algo de culpa al quedarte embarazada porque piensas que uno u otro quedará falto de amor. Dudas de llegar a querer al futuro bebé como quieres a tu primer hijo y te da hasta miedo que tu pequeño hijo ya mayorcito sienta que le quieres menos.

Sin embargo, al parir, pronto te das cuenta de lo equivocada que estabas al pensar que tendrías que dividir el amor entre los dos hijos pues el amor no se divide, se multiplica.

De esta manera comprendes que es posible dar cariño a dos, a tres y a los que haga falta, pues sabes, por fin, que los vas a querer muchísimo a todos.

Publicado originalmente para Bebés y más

5 comentarios:

madre reciente dijo...

Totalmente de acuerdo. Precioso post. Lo que yo me pregunto es si es posible querer más a un hijo que al otro. O quererlos diferente. Y siendo sincera creo que sí. Sobre todo cuando son adultos.

madre reciente dijo...

El post: http://blogs.20minutos.es/madrereciente/post/2008/04/07/el-hijo-preferido

Lola dijo...

Creo que el amor por cada hijo es completamente distinto. Entre otras cosas porque no hay dos hijos iguales ni te necesitan de la misma forma.
Lo que sí creo, por mi experiencia, es que la crianza del segundo hijo es más placentera y se disfruta más.

Marianella dijo...

Hola, como he llorado con este articulo, pero de felicidad. Tengo un bebe de casi 3 anos y estoy esperando mi segundo bebe, y este articulo ha sido una respuesta a una de mis grandes dudas: podre querer tanto al segundo, es eso posible? Claro que es posible pues estamos hablando de AMOR ;)

Gracias por tus articulos, y tu sensibilidad al escribirlos.

Marianella

Armandilio dijo...

Me alegro marianella de que te haya gustado y enhorabuena por tu próximo bebé!

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.