28 oct. 2008

Sesión Lactancia Materna (y IV): Los Mitos de la Lactancia Materna (y 2)

Sigo con la sesión (que había dejado ya abandonada) con la 4a y última entrega. Estábamos con los mitos de la lactancia materna:

El bebé no debe dormirse mientras está al pecho.

Es como decirle a un adulto que después de cenar y tomarse un diazepam a las 23 de la noche y se siente a ver un programa de Sánchez-Dragó, no se quede dormido.



La leche materna contiene triptófano y otras sustancias que inducen al sueño, tanto de la madre como del bebé, y en las tomas de la noche hay más concentración todavía. Por lo que no tiene mucho sentido decir que no debe dormirse al pecho.


Por la noche no necesitan mamar

La lactancia es a demanda, tanto de día, como de noche.
Los bebés sí necesitan mamar de noche puesto que no pueden estar tanto tiempo sin alimentarse (vaciado del estómago a la hora y media...)

Por la noche hay más descarga de Prolactina en la madre. Esto la ayuda a dormir (a la madre) además de asegurar la producción de leche para el bebé mediante la succión.
No dar de mamar puede provocar ingurgitaciones mamarias y las consiguientes dificultades.


Dar el pecho es cosa de gitanas.

Hay estudios que determinan que las madres con más estudios son las que más dan de mamar. Actualmente el hecho de ser de etnia gitana es un factor que refuerza la posibilidad de ser alimentado con biberón.


Si tienes el pecho pequeño tendrás menos leche.

La diferencia en el tamaño del pecho viene dada por la cantidad de tejido graso que haya en la mama, no de la glándula mamaria.


No se puede dar el pecho si tienes el pezón invertido

El niño no mama del pezón, sino del pecho. El bebé mama cogiendo la areola, por lo tanto no nota la diferencia entre un pezón normal y uno invertido. Sí es posible que haya más dificultad puesto que pierde la guía visual de la punta del pecho, pero con la ayuda necesaria no hay ningún problema.

A los dos días de dar el pecho el pezón invertido suele quedarse evertido (y ya no se vuelve a meter nunca) o bien al destetar al niño se vuelve a invertir.


Las pezoneras

Se usan para los pezones invertidos, pero como hemos visto no son necesarias.
Hay dos tipos según su grosor: Gruesas de caucho / Finas de Látex.

En las gruesas de caucho el bebé mama un 60% menos de la leche que mamaría sin ellas.
En las Finas de Látex el bebé mama un 26% menos de lo que mamaría sin ellas.

Ahora hay nuevas pezoneras que tapan muy poca areola y que dificultan menos el estímulo de succión. Aún así sólo deben utilizarse como último recurso e intentando que sea lo más fina posible.

Hay ocasiones en que sí se aconsejan y es cuando el bebé es incapaz de cogerse al pecho de ningún otro modo, pero por los problemas que pueden causar se aconseja que su uso sea temporal.

Se pueden retirar mediante el método del “cambiazo”. Esto es quitar la pezonera durante la toma. Empezar con pezonera y cuando el bebé haga una pausa retirar la pezonera para que al volver se coja al pecho. Si lo hacemos al principio de la toma cuando el bebé está hambriento es más complicado, pues se pone más nervioso.

A los 3 meses me quedé sin leche.

O la crisis de los tres meses. Suele ocurrir entre los 2-4 meses aunque realmente puede ser en cualquier momento (se ha visto a madres con estas sensaciones al mes de dar el pecho). No es una crisis del niño, sino de la madre, que piensa que se está quedando sin leche.


  • Los pechos siempre están blandos (cuando antes se hinchaban en cada toma).

  • La leche deja de gotear.

  • Las tomas pasan de 15 minutos a 5 o incluso menos.

  • El niño no hace caca.


La explicación es que la lactancia está ya instaurada. La hinchazón y el goteo de los pechos son “problemas” en la lactancia. En el momento en que la lactancia está instaurada estos “problemas” desaparecen. Por ello están blandos y por ello no gotean.

El bebé tiene más fuerza y experiencia y mama cada vez más rápido.

El hecho de que el bebé no haga caca puede ser normal. En los niños con lactancia materna exclusiva es normal que no hagan caca durante varios días (siempre que haya habido días en que haya hecho caca muy a menudo).

Otra posible causa de pensar que “te quedas sin leche” es la relativa a las crisis de crecimiento. Los niños a medida que crecen necesitan más leche. Es muy común que haya un día (o dos) en que el niño esté enganchado a todas horas al pecho precisamente para aumentar esa producción de leche.

Si este signo se interpreta erróneamente, pensando que se debe a que “ya no hay leche, por eso mama tanto” o que “mi leche ya no sirve” e introducimos un biberón, la producción no aumentará y lo que habrá que ir aumentando paulatinamente serán los biberones. Aquí es cuando se dice “ojalá le hubiera dado más tiempo, pero claro, me quedé sin leche”.


Dar de mamar es un sacrificio, pues duele mucho.

Dar el pecho, una vez la lactancia está establecida, no duele. El dolor puede ser signo de que algo falla y esto suele ser la posición.

El bebé debe mamar cogiendo un buen pedazo de pecho, mamando de la areola y no del pezón. El pezón debe quedar en la parte superior de la boca dejando espacio suficiente debajo para la lengua. El pezón debe dirigirse entonces hacia la nariz, para que el niño abra bien la boca y el pezón quede así en la parte superior de su boca.

Si duele lo mejor es retirar el pecho y volverlo a intentar hasta que no duela.

Durante los primeros días, el dolor podría ser normal y suele ser "soportable". Ante la duda siempre es recomendable acudir a un profesional o a un grupo de apoyo para que valoren la posición y el agarre del bebé.


Posición al mamar

Hay muchas posiciones para dar de mamar. Es importante tener en cuenta la dirección del bebé según la dirección del pecho y que el bebé esté dirigido al pecho habiendo contacto barriga con barriga, dejando la cabeza en la parte media del antebrazo de la mamá.









¿Porque tantos niños maman en mala posición?

Se ha demostrado que tiene que ver con la primera hora del nacimiento.

En Suecia se hizo un estudio en el que a unos niños los pusieron, nada más nacer, con sus madres y con ellas se quedaron durante dos horas (a los 20 minutos empezaron a reptar hasta mamar a los 45/90 minutos) y otro grupo de niños que al nacer los pusieron con sus madres durante 20 minutos para llevárselos después a limpiar, pesar, etc. Durante 20 minutos y volver a dejarlos con la mamá, desnudos, piel con piel, a los 40 minutos de haber nacido. Los del segundo grupo no consiguieron mamar ninguno en buena posición y la mayoría ni siquiera mamaron.


Si pares por cesárea te tarda más en subir la leche.

Falso. Al parir te cortan la barriga, no la leche. Los niños nacidos por cesárea maman menos que los nacidos por parto vaginal.

Esto se debe a que en muchos hospitales tras una cesárea el tiempo de separación madre-hijo va desde las 2 horas hasta las 6-8 o incluso más. Esto hace que al bebé le cueste agarrarse al pecho, que provoque grietas, más incluso si ya le han dado un biberón.


Cuando una mujer tiene escasez de leche, generalmente se debe al estrés, la fatiga o el bajo consumo alimenticio y de líquidos.


Las causas más comunes de leche escasa son: tomas infrecuentes y/o problemas con el
afianzamiento y postura del bebé al mamar. Ambos problemas se deben en general a información incorrecta que recibe la madre lactante.

Los problemas de succión del niño también pueden afectar de forma negativa a la cantidad de leche que produce la madre. El estrés, la fatiga o la mala nutrición rara vez son causas de baja producción de leche, ya que el cuerpo humano ha desarrollado mecanismos de supervivencia para proteger al lactante en tiempos de hambruna.


Una madre debe tomar leche para producir leche.

Las vacas dan leche y comen hierba. Una dieta equilibrada es suficiente.


Si estás dando de mamar no puedes tomar medicamentos

Esto es falso. La culpa de esta confusión viene dada por los prospectos de los medicamentos que dicen “Embarazo y Lactancia” cuando una cosa no tiene nada que ver con la otra. La concentración de medicamento en la leche es irrisorio.

Para saber con certeza si un medicamento es seguro para la lactancia podemos mirarlo en http://www.e-lactancia.org/.


La leche materna no es necesaria a partir de los 6 meses / La leche materna no alimenta a partir del año

Es falso, aunque es muy habitual oír la frase “niña, si tu leche ya no le alimenta, quítale ya la teta y que beba leche de verdad”. La leche de verdad para un niño es la de su madre, ya que la leche de vaca no deja de ser un parche ya que es leche de ternera.

La leche materna de un niño de un año contiene más grasas, más anticuerpos y más energía que la de un bebé, por lo tanto está perfectamente adaptada a la edad del niño. El sistema inmunológico de un niño se acaba de formar entre los 2 y los 6 años. Por tanto la lactancia materna sigue complementando y ayudando al sistema inmune mientras el niño la siga tomando.


El pinzamiento del cordón umbilical

En el momento de nacer una de las acciones que todo profesional ejecuta con premura es el corte del cordón umbilical por temor a que siga pasando sangre y haya un exceso de sangre en el bebé (poliglobulia), que puede producir trombosis o dificultad respiratoria.

Esperar 3 minutos para pinzar el cordón hace que el bebé reciba un 30% más de sangre y se ha demostrado que:


  • no es perjudicial para el bebé

  • las reservas de hierro aumentan, disminuyendo el riesgo de anemia pasados unos meses.


Por tanto, muchas anemias atribuidas a la lactancia materna son culpa del que cortó el cordón.

La cantidad de hierro en la leche materna es adecuada, pero la naturaleza no sabía que alguien inventaría las pinzas y las tijeras.


¿Hasta cuando dar de mamar?

Hay madres que cuando les preguntas hasta cuando quieren dar de mamar responden “hasta que pueda”, a lo que habría que decirles: ¿TANTO?.

La OMS, UNICEF y la AEPED recomiendan LME hasta los 6 meses de vida. Lactancia Materna complementada hasta el año, dándole prioridad a la lactancia y continuar hasta los dos años. El destete es progresivo ya que se van añadiendo nuevos alimentos. Los niños se destetan solos entre los 2,5 y los 7 años de vida.

Dar de mamar a un niño de 4,5 o 6 años es extraño por no ser lo habitual, pero no es perjudicial.

La lactancia a partir del año sigue siendo un alimento increíble para ellos y sigue fortaleciendo el vínculo. En un estudio se observó que los niños con mayor apego en la infancia no exhibieron conductas asociadas con temores a ser abandonados cuando sus madres dejaban el cuarto. El niño podía aceptar la cesación de contacto tranquilamente porque sabía que su madre estaría si la necesitaba. Y que las madres que amamantaban menos tiempo tenían niños que lloraban más cuando se separaban de ellas.


Las madres que no dan el pecho son malas madres

No hombre no (no mujer no). Cada madre tiene que poder elegir lo que considera que es mejor para su hijo. Si una madre decide dar lactancia artificial tendrá sus razones. Y es probable que quiera y ame a su hijo con locura. Eso sí, debemos cerciorarnos de que la información que tienen es correcta.

El 90% de las madres que han dado el pecho a sus hijos hasta los 6 meses expresan que ojalá le podrían haber dado más tiempo y a diario se oyen a madres decir “que suerte tú que tienes leche, yo es que a los tres meses me quedé sin leche”.

Es decir, hay muchísimas madres que no han dado más tiempo el pecho porque no han tenido la información ni apoyo, ni por parte de la familia, ni por parte de los profesionales.

Esto hace que haya una creencia general en la sociedad de que muchas madres no tienen leche, o que se te puede acabar en cualquier momento. Además hay una gran desconfianza hacia la leche materna en cuanto a su calidad.

Nadie dice:

  • Déjalo ya, lo has intentado, pero hay veces que el biberón simplemente no funciona.

  • A mi cuñada le pasó lo mismo, el niño no se cogía al biberón y casi se le muere de hambre, hubo que acabar dándole el pecho.

  • No hay que ser fanáticos del biberón, hoy en día con el pecho también se crían la mar de bien.

  • Yo soy el primer defensor del biberón, pero hay que reconocer que muchas mujeres no pueden.

  • Es mejor darle el pecho con cariño que el biberón con resentimiento.

  • No le haces ningún bien a tu hijo; dándole el biberón de esta manera lo que estás haciendo es pasarle tus nervios.

  • No tienes porqué sentirte culpable, no es obligatorio dar el biberón para ser buena madre....


Nadie dice esto porque todo el mundo sabe que si sigues un rato con el biberón, llega un momento en que el niño lo coge bien.

Pues con el pecho pasa lo mismo. El problema es que nadie confía en que esto suceda y el apoyo a las madres es casi nulo.

Por tanto, si una madre elige dar el pecho, nuestro apoyo, como sanitarios, debe ser incondicional.

Si una persona fuma, no tenemos problema en decirle que el tabaco provoca cáncer, que el tabaco mata.

Los pediatras no tienen problema en decir que si tu hijo no come carne le faltará hierro, que tiene que comer fruta todos los días o le faltarán vitaminas. Sin embargo ninguno dice si no le das el pecho le faltarán defensas, ya que la respuesta siempre es: tranquila, si hoy en día con la leche artificial los niños se crían igual...para que no se sientan mal.

Sin embargo, la mamá que da el pecho dos años sí puede recibir críticas y comentarios negativos de familiares, amigos, gente ajena y profesionales.

Es decir, la madre que quería dar el pecho, pero no ha podido hacerlo se sentirá culpable, sí o sí. Aunque le mintamos diciendo que la leche artificial es igual.

Las madres que dan el pecho lo pasan muy mal el día que dejan de darlo, tenga el niño 6, 12 o 24 meses, puesto que sienten una pérdida, una sensación que no volverán a tener con ese hijo. Si estas madres lo sufren, como no van a sufrirlo las mamás de un niño de semanas?

Ante una madre que se siente mal porque no ha podido dar de mamar, probablemente por desinformación y por falta de apoyo en muchos sentidos, debemos hacer lo mismo que con todos los pacientes ante un problema. Ser empáticos y mostrarle que comprendemos la situación y cómo se siente.

En la carrera me enseñaron que responder ante un problema “tranquila, que no pasa nada, ya verás como se arregla” es un acto paternalista que no soluciona nada.

Posts relacionados

Posts Relacionados:

Sesión Lactancia Materna (I): ¿Porqué lactancia materna?

Sesión de Lactancia Materna (II): Los inicios

Sesión Lactancia Materna (III): Los Mitos de la Lactancia Materna (1)


Bibliografía:
- Un regalo para toda la vida. Carlos Gonzalez, 2006. Ediciones Temas de Hoy.- Lactancia Materna: Recursos para Asesoras y Grupos de Apoyo. Alba Lactancia Materna.
- Clases Magistrales. Curso de Asesoras de Lactancia Materna.

5 comentarios:

estefi dijo...

Una cosa,
Lo de "la lactancia no duele".
Bien, cuando la lactancia está establecida, pasados los dos primeros meses, no duele, ni tiene que doler.

Pero al principio duele. Duele cada vez que se coge. Da igual que la posición sea buena o mala.

Yo no tuve grietas, mi posición era buena, pero dolía.

Es una idea que ha difundido Carlos Gonzalez y que, personalmente no comparto. Y creo que, difundirla puede llevar al siguiente error. Si una madre inexperta empieza la lactancia y le duele, puede pensar "lo estoy haciendo mal" y querer abandonar. O simplemente pensar que lo está haciendo mal.

Lo dicho, no, no duele cuando ya está establecida. Pero al principio, cuando el bebé está colgado durante horas del pecho sí que duele. Eso sí, es soportable y se pasa. Y siempre se puede recurrir a algún analgésico flojito para quien no pueda hacerlo sin ayuda.

Un saludo y gracias por tu blog!

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo con estefi!!! He dado de mamar a dos durante 9 y 15 meses y suscribo lo que dice 100%

Anónimo dijo...

estifi no a todas nos duele al principio. Yo he tenido la suerte de que mi peque tras un parto por cesarea de cogio estupendamente y no me hizo daño en ningun momento ni siquiera el primer dia, antes de que me subiera la leche,que mamaba desesperado para sacar algo mas de lo que habia, se ponia el pobre a succionar durante horas...

Armandilio dijo...

Bueno, hablando con otras madres he llegado a una conclusión. A algunas madres les duele, a otras no.
Inma Marcos, IBCLC, comadrona muy conocida colega de CG ha sufrido el dolor de su hijo al pecho durante varios días y más información que ella no puede haber.

He dejado en el post el verbo condicional "el dolor podría ser normal".

Estefania dijo...

Gracias por el interés que te has tomado, y por la corrección.
Yo estoy indagando porque tengo la sospecha de que a las que nos duele es porque hemos tenido bebés más pequeñitos.
No lo sé, ya digo que ni siquiera es mi teoría.
Pero tengo la sensación de que con la boca más pequeña hacen más daño. Como recién nacidos hay desde 2,500 hasta 4 kilos, la diferencia es muy grande.
Ya digo... ni siquiera es una teoría, es una impresión que ya iré contrastando ;-)

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.