6 mar. 2008

Sesión Lactancia Materna (II): Los inicios

La importancia de la primera hora

Después de nacer el bebé busca con sus ojos a su madre, y tras eso busca su pecho. No es que tenga hambre, es que necesita placer y seguridad, es el mejor momento para iniciar la lactancia porque es cuando tiene el instinto de succión más fuerte.

Además de darle esa seguridad, está creando una impronta visual, y una impronta oral, que hace que el patrón de succión se establezca con mayor facilidad. Cuanto más tarde en mamar, más costará establecer la lactancia.

Cuanto antes se le da de mamar, antes empiezan a controlarse los niveles de glucosa en la sangre y antes empezarán las evacuaciones de heces ayudando a que desaparezca la ictericia. Cuanto más come, más deposiciones y menos ictericia (bilirrubina que queda en el intestino y se reabsorbe de no ser eliminada).



Los niños ya saben mamar, no hace falta forzarlos.

Fijaos lo fuerte que es el instinto de los niños que saben hacerlo solos, sin necesidad de ayuda externa:




Se ha visto que los bebés con capaces de reptar hasta el pecho de la madre y mamar sin ninguna ayuda siendo recién nacidos.



Como maman – Posición del bebé al pecho

El bebé debe mamar cogiendo un buen pedazo de pecho, mamando de la areola y no del pezón. El pezón debe quedar en la parte superior de la boca dejando espacio suficiente debajo para la lengua. El pezón debe dirigirse entonces hacia la nariz, para que el niño abra bien la boca y el pezón quede así en la parte superior de su boca.
Si duele lo mejor es retirar el pecho y volverlo a intentar hasta que no duela.



Hay muchas posiciones para dar de mamar. Es importante tener en cuenta la dirección del bebé según la dirección del pecho... es decir, que el pecho vaya siempre de cara al pezón según el ángulo que tenga éste.
El bebé debe dirigirse al pecho habiendo contacto barriga con barriga, dejando la cabeza en la parte media del antebrazo de la mamá. Ya que si la ponemos en la posición típica de "toma el biberón", recostado sobre la flexión del codo se verá obligado a girar la cabeza o tirar del pecho hacia él mamando en mala posición y pudiendo provocar dolor y grietas a la madre.

Algunas posiciones son las siguientes:

Durante los primeros días

Los primeros días son muy importantes porque son los más difíciles. La madre está cansada y a esto se suma el llanto del bebé y la habitual pérdida de peso que llenan de dudas a los padres, el dolor si hay posición inadecuada. Este es el momento en que se necesita más apoyo, más refuerzo y más ayuda, ya sea de los profesionales en el Hospital, de la pareja y la familia en casa y/o de los profesionales en el CAP.

Desgraciadamente muchas lactancias se van al traste por poco apoyo por parte de estas instituciones y por recibir a menudo consejos contraproducentes.

Lo primero que aparece es el calostro, que es el alimento perfecto para los bebés durante los primeros días (tiene una carga inmunológica impresionante, grandes cantidades de vitaminas, proteínas y minerales, tiene efecto laxante, etc.).

Entre el 2º y 4º día, aparece la leche de transición y hacia la tercera semana aparece la leche madura. Los primeros días hay poca cantidad porque el bebé no puede mamar más cantidad. Su estómago se va preparando poco a poco. Si comparamos con la alimentación artificial, el primer día se dan 10 ml de leche en cada toma y van aumentando 10 ml por día hasta llegar a los 60 ml por toma. (y nadie les dice a las enfermeras que les están dando poca leche).

La lactancia debe ser a demanda. Esto quiere decir darle cuando haya signos de que puede tener hambre. Normalmente es el llanto, pero en un recién nacido hay otros signos que nos deben alertar:

  • Está despierto. Ya sabemos que los recién nacidos comen-duermen-cagan. Si está despierto puede ser que tenga hambre.
  • Abre y cierra la boca.
  • Se lleva las manos a la boca.
  • Realiza movimientos de búsqueda cuando lo tenemos en brazos.
  • Llora. El llanto es un signo tardío de hambre. Debemos evitar que el niño tenga que llorar para avisarnos pues puede ser tarde y puede dificultar el agarre.

Posts Relacionados:

Sesión Lactancia Materna (I): ¿Porqué lactancia materna?

Sesión Lactancia Materna (III): Los Mitos de la Lactancia Materna

Sesión Lactancia Materna (y IV): Los Mitos de la Lactancia Materna (y 2)

Bibliografía:

- Un regalo para toda la vida. Carlos Gonzalez, 2006. Ediciones Temas de Hoy.

- Lactancia Materna: Recursos para Asesoras y Grupos de Apoyo. Alba Lactancia Materna.

- Clases Magistrales. Curso de Asesoras de Lactancia Materna.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.