19 jun. 2008

Un niño de tres años se queda encerrado en la guardería


45 minutos.

Este es el tiempo que el niño de tres años estuvo encerrado en la guardería. Los padres llegaron tarde a la guardería y ésta ya estaba cerrada... con el niño dentro.
Parece ser que el niño estaba dormido en el cochecito, de cara a la pared, y por eso nadie reparó en él...

Que sí, que no todas las guarderías son iguales, que quizá ni siquiera sea una mala guardería, pero es que son tantos los casos de olvidos, accidentes, problemas, despistes,... que es para pensárselo. Nadie hace un repaso final para ver si te has dejado algún niño?!?

No me olvido de los padres, claro, que se quejan con razón de la guardería, pero tienen su parte de culpa, que para eso llegaron tarde. Si sabes que llegas tarde, avisa. Y para otra vez, evita llegar tarde, que tu hijo te está esperando y las trabajadoras de la guardería no tienen porqué estar más rato en ella esperando a que llegues.

Una vez allí tuvieron que llamar a la policía, que dio con la dueña de la guardería para que abriera de nuevo. El niño, según dicen, se levantó del cochecito sonriente, espero que sea verdad y realmente no se enterara de nada.

Fuente: 20minutos

1 comentario:

Ponci dijo...

Lo de las guarderías desde luego que es para pensárselo. Pero en esta época que nos toca vivir en la que las mujeres que no trabajan fuera de casa (no producen para la máquina de engullir impuestos) parece que no valen nada, no nos queda otro remedio que llevar a nuestros hijos a las guarderías.
Yo desde luego que si por mí fuera, si mi familia no necesitara mi sueldo para subsistir, desistiría de la guardería. Y sería un sacrificio por lo esforzado que es estar cuidando a un niño pequeño; pero aún así, lo haría.

Y digo que lo de las guarderías hay que pensárselo no sólo por dejar a tu hij@ en manos de un desconocido en el que tienes que confiar a la fuerza, sino por la cantidad de enfermedades que cogen los niños en ellas, que provocan malestar en los niños, desacarreos económicos inestimados en los padres y una preocupación extraordinaria en los progenitores que nunca se valora.

Y no me digan que así se inmunizan los niños porque yo creo que es la típica mentira piadosa que nos tenemos que creer para no sentirnos culpables: ¿cuántos catarros pasa un niño de guardería por muchos catarros que haya pasado el año anterior? ¿Y un niño que no es de guardería?
Sinceramente, yo preferiría que mi hija pasara los catarros y lo que no es catarro cuanto más mayorcita mejor.
En definitiva, odio la guardería, pero la necesito mientras me pregunto ¿son higiénicamente saludables las guarderías para los niños?

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.