26 mar. 2008

Lo primero ya no es lo primero

Hace unos días estaba yo en la terraza de mi piso, con la ventana cerrada, recogiendo cosas mirando a Jon cómo jugaba en el interior, en el comedor, ajeno a la mirada observadora de su padre. Estaba ensimismado en su trabajo, concentrado en recoger los coches que caían por la rampa del parking de juguete para volverlos a poner al inicio de la rampa una y otra vez. Lo miraba agacharse, levantarse, estirar el brazo para coger un coche, el otro, ponerlo al final de la cola de vehículos en lo más alto para empezar a tirarlos por la rampa de nuevo.

Empecé a pensar en lo precioso que era verle hacer aquello que en ese momento más le divertía, en verle concentrado en sus pensamientos y en sus quehaceres.


Me sorprendí a mi mismo emocionandome. "Qué gilipollas, si sólo está jugando con su parking..." Pues sí, sólo jugaba con su parking, pero yo le observaba intentando hurgar en sus pensamientos, intentando imaginar qué rondaba esa cabecita y qué emociones sentiría.
Pensé en cuánto le queremos y pensé que él también nos debe querer un montón, al menos hacemos todo lo posible porque así sea.

Pensé en que ojalá no tuviera que trabajar tanto (ni tan poco, ojalá no tuviera que trabajar) para poder estar con él a todas horas y verle progresar y ayudarle a hacerlo si lo precisa.

Me di cuenta que para mi, mi hijo es lo primero.


Así, dando vueltas a mi escala de valores, me di cuenta de que difiere bastante con la escala de valores "tipo" de gran parte de la sociedad y pensé que debía intentar plasmar estos pensamientos en este mi humilde blog. A ello voy:


Yo tengo una teoría... bien podría ser errónea... pero yo me la creo que pa'eso es mía .


Partiendo de la base que desde el momento en que nacemos entramos a formar parte de una sociedad los niveles de control y manejo de las personas por parte de la maquinaria social entran a funcionar.
En primera instancia mediante la educación de los padres, que han sido previamente instruidos en el arte de educar por sus padres y por los cánones sociales del momento (lo que está bien visto socialmente se acepta, lo que se ve raro se rechaza) y seguidamente mediante la incursión de los niños a la guardería y/o la escuela.

La escuela ha sido siempre un lugar en el que todos se sientan en fila y de manera ordenada. Algo así como una fábrica con cadena de montaje que se sientan frente a la figura de una persona con autoridad que debe controlar nuestros actos, que equivale al jefe o encargado, con un horario muy parecido al de cualquier puesto de trabajo y en los colegios de más caché (los que se vanaglorian de educar maravillosamente) hasta visten todos igual, como en el trabajo.

Digamos por tanto que la disposición de los niños en la escuela está pensada para mostrar a esas pequeñas personitas sin ideas preconcebidas y con pocos conocimientos del mundo que hay seres superiores y seres inferiores que serán sometidos a este ser superior (maestro - alumnos) e incluso mediante esta disposición, si se elige por parte de los profesores, mostrarles que hay alumnos superiores e inferiores (pongo delante a los más listos y detrás a los que más molestan).




¿Pero si no los sientas así, como sentarlos entonces?


Estamos tan acostumbrados a esa disposición que a menudo nos choca una crítica hacia ella, ¿acaso no hay otra manera de sentarse?

La mejor manera de sentar a las personas y de crear un ambiente participativo es haciendo un círculo. De esta manera todos ven a los demás y todos son observados por el resto. Hay más participación, la escucha es más activa y lo que es más importante: Todos son iguales.


Pero claro, ¿interesa que los niños tengan voz y voto? ¿interesa que tengan una independencia psicológica que les ayude a elegir?
Empiezo a estar cansado de oir a pediatras, enfermeras, madres y padres decir que hay que promover una indepencia en los niños. Este tema da para un post en sí mismo, pero quiero hacer sólo un inciso. Dicen que lo dejes llorar, que no lo cojas en brazos, etc. para que se haga independiente.

¿Independiente para que?

En casa no va a estar sólo mientras sea pequeño (o al menos espero que nadie deje a su hijo sólo), en la guardería no va a estar sólo, en la escuela tampoco, en el instituto tampoco, ni siquiera cuando trabaje estará sólo a no ser que sea camionero o algún trabajo de ese estilo. Y de todas maneras, cuando eres adulto, creo que sabes estar sólo y estar acompañado. Pienso además que uno de los grandes problemas de la sociedad es que la gente "va demasiado a su bola" la sociedad es demasiado egoista, piensa poco en los demás, es poco empática y por tanto se ha pasado de independiente. Pues entonces, ¿porque queremos que nuestros hijos sean independientes? ¿No será que se confunde independiente con que el niño no de por culo? Pues eso parece. Independiente hoy en día es el niño que por la noche duerme solo sin quejarse, que se queda en su habitación jugando solo sin molestar, que no rechista, que no se queja... pero claro, para que un niño sea así debe estar muy enseñado (ojo, no digo bien enseñado) para no mostrar sus verdaderas inquietudes y sus verdaderas necesidades, pues sino molestaría. El niño que no muestra sus inquietudes y sus necesidades es aquel que no decide por sí mismo, ya que el que decide lo que es mejor para el niño son sus padres, y según dicen ellos: "lo hacemos por tu bien ya que nosotros sabemos qué es lo mejor para ti" sin tener en cuenta lo que opina el niño de lo que es mejor para él.

Un niño que no tiene decisión, que no tiene voz, o que tiene voz pero no voto para elegir sobre sí mismo es un niño que depende de sus padres para su vida cotidiana. Comerá lo que sus padres le hagan o lo que decidan que se coma y probablemente la cantidad que sus padres quieran. Dormirá cuando sus padres decidan dependiendo de los horarios establecidos en casa, jugará donde sus padres decidan que no molesta con los juguetes que no hagan ruido, no con los que el niño quiera jugar.

La vida del niño dependerá totalmente de las decisiones de los padres... entonces si depende de sus decisiones, ¿¿no será un niño dependiente?? Umm, parece que sí, que se consigue lo contrario a lo que se persigue... (Id pensando en el tema para cuando haga el post más completito........)


Volviendo al tema de la disposición de las mesas y sillas en el cole...


Al usar la disposición actual de hileras de mesas se crea una diferenciación y una ordenación de los individuos para que se vayan "disciplinando" dentro de las normas sociales en las que siempre habrá alguien por encima de ti (padre, profesor, jefe, encargado, etc.).

Cuanto más se anule al individuo, más control tendrán esos seres "superiores" sobre él.

La escuela empezaba antiguamente a los 4 años. Ahora empiezan a los 3 y muchísimos niños empiezan su "adoctrinamiento" mucho antes con el paso por la guardería. Evidentemente no los sientan de la misma manera, pero normalmente el juego es dirigido, con horarios, y con poca capacidad de elección por parte de los niños. Al estar en la guardería pierden además el contacto con su referente primario (sea su padre o su madre), pierden parte de seguridad aumentando la sensación de desapego (o lo que es lo mismo, donde mejor está es en casa) y pierden la capacidad de elección ya que los horarios son más estrictos que en un hogar donde se respeten los tiempos del propio niño.

Sumado a este tipo de educación en las escuelas encontramos los bombardeos continuos de las marcas de ropa, de juguetes, de videojuegos, de la industria farmacéutica, de las televisiones, de los políticos, de.... que han llenado nuestra cabeza de falsas necesidades que sin querer traspasamos a nuestros hijos. Nos han inculcado la necesidad de comprarle lo mejor bajo la premisa de "a mi hijo le compro lo mejor porque le quiero" haciéndonos creer que si no es así, le quieres menos o directamente no le quieres (la teoría del Bugaboo... estamos tan felices de tener un hijo que le hemos comprado el mejor coche, el más caro, el Bogaboo, se merece lo mejor... como si con ello ya lo hubieras criado... o la teoría del Actimel todos los días, o del Danone en vez de yogures del Hacendado).

Detrás de este convencimiento hay muchas horas y mucho dinero invertido por parte de las multinacionales que han conseguido formatear nuestros cerebros para conseguirlo.


Y lo han conseguido.


Un niño con ropa barata o sin tener la Nintendo DS como tienen todos los de su clase es a menudo mal visto, tanto por los padres como por los niños. TRISTE, PERO CIERTO (ojo, es una generalidad, no todos los niños piensan igual, pero sí he visto niños discriminados por no ir vestido "a la moda").

Como detrás de todo lo que hay en este mundo, de todas las tendencias, de movimientos políticos y de casi cualquier cosa que pase por nuestra vista hay un interés económico la lucha de poder de estas multinacionales es cada vez más fuerte. Manejan, manipulan, hacen, deshacen. Apoyan a X partido político porque va a hacer X ley, dejan de apoyar por tal o por cual, como te apoyo haré correr una opinión pública en el canal de TV donde tengo gran parte de acciones para que parezca que sois el Partido Político más serio, para que la gente os vote... si hace falta mentiré... manipularé la información (una misma noticia es totalmente diferente según el medio en el que la leas o veas). Un clarísimo ejemplo parte de la SGAE, que sigue empecinada en hacernos creer que descargar películas de internet es ilegal y que ha conseguido que se establezca un canon por la compra de cds, dvds, mp3, radios, ordenadores, discos duros, impresoras, móviles, etc. viendo a diario información errónea y manipulada en la TV con el fin de criminalizar a la población.

"Sí, sí, es verdad, te lo aseguro, lo dijeron por la Tele"

Pues sí, han conseguido además que la gente crea que si lo dicen en la tele, es verdad. Triste, pero cierto.

Pues bien, viendo el total manejo que tienen de la población con la idea de generar necesidades de consumo no me cuesta creer que esta tendencia de educación autoritaria que se lleva ahora y que se ha reforzado bajo la premisa de inculcar buenos hábitos no sea sino otra medida de control.


Desde que tienen meses (Estivill dice que con 4-5 meses ya es mayor para entender que tiene que dormir sólo...) nos dictan que los empecemos a dejar sólos en su habitación para generar independencia, que los dejemos llorar y que no los cojamos siempre para que no se acostumbren.
Nos dicen que les creemos unos hábitos alimenticios y del sueño, pese a no ser acorde con las necesidades reales. Nos dicen que los niños tienen que comer, aunque no quieran, o no van a crecer (el otro día vi en una farmacia: "Que hacemos cuando los niños no comen?" bajarlo de la trona e irnos a jugar, pensé yo... pero no, encima de este rótulo había toda una gama de productos tipo Jalea Real, Abreapetitos e historias así...) que no le demos todo lo que nos pida porque sino ya se te ha subido a la chepa, que les demostremos quien manda, que hay que darle sólo algunas cosas porque si se lo das todo se acostumbran y no valoran nada, que son pequeños tiranos y que te toman el pelo cuanto pueden.


Toda esta ristra de maravillosas doctrinas han calado tan hondo, que hasta el personal sanitario hace gala de este tipo de consejos, y ya no sólo médicos, pediatras y enfermeras, es que los psicólogos y psiquiatras también lo dicen!!!!
Ya os he comentado arriba (y Carlos González lo decía antes que yo, que pa' eso me copié de él) que todas estas conductas que intentan hacer a un niño una persona firme, recta e independiente sólo consiguen niños dependientes, sin capacidad de decisión, pues siempre hay una persona superior a él que decide por él lo que es mejor, niños sin el cariño que necesitan y por tanto inseguros y con baja autoestima o directamente rebeldes con sus padres cansados de tanto bregar con ellos para conseguir lo que quieren. Peleas constantes, batallas incesantes en las que siempre pierden reduciendo su autoestima y llegando a eliminar el vínculo y el diálogo con sus padres.

Si a una persona con necesidades emocionales, necesidad de contacto, de cariño, de aprobación, de diálogo (cualquier persona en la faz de la tierra) le cohartas o le limitas estas necesidades, ¿que hace? Se crea unas necesidades nuevas.

Si necesito amor pero nadie me lo da realizaré un proceso de negación de la necesidad como mecanismo de autodefensa (sino acabaré deprimido o deshauciado psicológicamente), inconscientemente me diré que NO necesito amor hasta el punto de que realmente no necesitaré a nadie, o como mínimo creeré que no lo necesito (me han hecho tanto daño que no quiero estar con nadie más... Nadie me quiere, pero total, estoy mejor sólo...). No es aprendizaje, es supervivencia.

Si a un niño que te pide contacto, que te pide estar contigo, le niegas ese cariño y esa compañía llegará el momento en que como medida desesperada querrá llamar tu atención de la manera que sea.
"Si no me das cariño directamente, mamá, hazlo al menos indirectamente. Demuéstrame que me quieres cuando salimos a comprar. Tú te compras cosas para casa, pues comprame a mi algo también. Cómprame el muñeco de Winnie the Poohh, porfaaaaaa, mamaaaaaaa, buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa."

El muñeco de Winnie se convertirá con el tiempo en la pelota de fútbol, en la Nintendo DS, en los pantalones Marca X, en la Playstation 3 o en lo que al niño le apetezca como sustituto de sus padres, y si no me lo compras, no me quieres. "Mamá, Papá, si vosotros no rellenáis mi tiempo, dadme algo con lo que rellenarlo".

Por lo tanto no me queda sino pensar que detrás de todo esto no hay más que unos intereses económicos bestiales que hacen lo posible porque criemos niños sin cariño, con desapego para que se conviertan en los grandes consumidores de hoy y sobretodo de MAÑANA.



¿No es suficientemente esclarecedor que las consultas en los servicios de Salud Mental hayan crecido alarmantemente en los últimos tiempos?

El Dr. Estivill se está haciendo de oro (intereses económicos) con unos libros sin base científica y criticados hasta la saciedad.
Las empresas de Leche Artificial bombardean de publicidad de Leche con Defensas o Maternalizada (pese a ser mentira) sólo para conseguir sustituir el mejor alimento del mundo por leche en polvo.

Y esta lista sería interminable.

Hemos asistido desde hace ya unas décadas a una total Pérdida de Valores en la que lo primero ya no es lo primero.
Si antiguamente era fácil ver a padres luchando diariamente por su hijos, diciéndote de corazón "lo primero son mis hijos", hoy en día esta escala de valores ha cambiado.
Ahora es común ver que primero va la casa grande, el coche mejor que el del vecino, las vacaciones y luego el niño (ahora se está poniendo de moda irse de vacaciones sin ellos).
Hemos olvidado que los niños nos necesitan, que no los crían en el colegio, que de nosotros depende que aprendan lo que es el amor y que por tanto aprendan a amar, que son los adultos del mañana y que de nada sirve quejarse de la juventud actual si tú estás haciéndolo, probablemente, peor que los padres de esta juventud.

Ojalá no sea demasiado tarde y los niños escalen puestos hasta llegar de nuevo al lugar que merecen, al primer puesto de la escala de valores, a tener padres que dejan de trabajar para estar con ellos, a padres que los quieren sobre todas las cosas y que hacen todo lo posible por aprender, por informarse y por formarse para criar a un hijo según dicta la lógica, el corazón y los instintos.

Yo estudié tres años para ejercer mi oficio y sigo estudiando, porqué demonios no iba a estudiar para educar a mi hijo? Tengo que creerme lo que diga mi vecina? lo que diga mi pediatra aunque me suene raro? tan poca capacidad de decisión sobre mi vida y sobre la de mi hijo tenemos? Siempre estará controlada por terceras personas? Quien cría a los hijos, nosotros sus padres o una multinacional??

De nosotros depende.

PD: La independencia de un niño debe ser tomada, nunca dada (creo que era así).

PD2: Todos los niños merecen unos padres, pero no todos los padres merecen unos hijos.

8 comentarios:

Lorién dijo...

Completamente de acuerdo, amigo. Vaya reflexión que te has cascado, no se si Laura Gutman también ha influido en tu reflexión y no solo Carlos, pero lo cierto es que los que estamos en "esta onda" (lamentable que hay que decirlo así) llegamos a las mismas conclusiones. Gracias por plasmarlo en el blog. La gente necesita leer estas cosas y reflexionar, porque en el fondo todo esto anida en nuestro interior, aunque lo rechacemos en beneficio de lo que la sociedad impone.

Armandilio dijo...

Gracias Lorién, aún no he leído nada de Laura Gutman aunque Myriam sí los ha leído y me esperan en una estantería...
Tienes toda la razón. Esto está en el ambiente, sólo falta verlo, aceptarlo y decidir qué hacer al respecto.
Mientras se tenga la información la elección ya depende de cada individuo, pero elegir desde la ignorancia en la que intentan que vivamos es vivir con desventaja...
Salu2!

Kudifamily dijo...

Hola Armando,
te vengo siguiendo hace tiempo en el blog y en Bebés y Más (mi nombre de guerra es Patufa) y me ha encantado tu reflexión.
Tanto, que me gustaría que me dieras permiso para reproducirla en un blog en el que participo del Grup de Suport a la Criança de Girona "Dona'm la mà" (http://www.grupdesuportcreixement.blogspot.com/), poniendo por supuesto que es tuyo y que está sacado de tu blog.
Qué me dices?
Plis plis plis....
Saludos de una fan, je je

Patufa

Armandilio dijo...

Hola patufa, por supuesto!!! Puedes utilizar el post donde creas conveniente. La finalidad es hacer pensar a las personas y cuantas más personas lo lean, más pensarán (o eso espero...).

Un saludo!! Voy a darme una vuelta por vuestro blog!!

dona llum dijo...

Te digo como Lorién: tu reflexión suena, en algunos momentos, a Laura Gutman. Básicamente en cómo los niños intentan obtener presencia, intentan obtener mamá cuando no la obtienen normalmente (esto es, cuando no obtienen cariño, atención, mirada,...). Ahí es cuando caen en ese consumismo desmedido (primero Winnie the Pooh; después, la PSP; más tarde los D&G, etc), o cuando caen en otras conductas.

Te felicito por el pedazo de reflexión, Armando; me ha encantado. Y me hace sentir triste el constatar eso, que lo primero ya no es lo primero. Aunque al mismo tiempo, me alegra haber sido capaz de salir de ese borreguismo conformado en el que estamos sumidos la mayoría, y me siento muy orgullosa de poder decir que, para mí, lo primero sigue siendo lo primero.

Así que para esa cada vez más inmensa minoría de papás y mamás para quienes lo primero son nuestros hij@s, mis felicitaciones.

Desi dijo...

Dona LLum?? No me había fijado! Soy Desi!!

Armandilio dijo...

Gracias dona llum, a ver si poco a poco las personas van tomando conciencia de que la falta de cariño (contacto, brazos...) SI AFECTA en la futura psique de los niños-adultos.
Esperemos que esa minoría crezca!!

Gracias por el comentario!

estrella dijo...

Horreur!! eres un ácrata, un librepensador! Uno de esos que tiene criterio como los okupas, los altermundistas y los hippies!
Luego no digas que te falla la plantilla del blog o que nunca encuentras sitio para aparcar, te has metido con el sistema y ahora el sistema te fastidiará con todo lo que pueda!!!!
JAJA es coña, muy buena tu reflexión

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.