24 feb. 2009

Si Peter Pan viniera



«Uno de los finales más tristes que yo jamás leí es el final de Peter Pan. El tiempo pasa, y pasa para todos. Wendy crece y se hace toda una mujer; y tiene una niña que se parece a ella cuando se escapaba con Peter Pan.

Una noche, pasado mucho, mucho tiempo desde la última vez que se vieron, Peter Pan irrumpe en la habitación de Wendy para buscarla, para llevársela de nuevo a Nunca Jamás.

Pero el tiempo no pasa en balde. Wendy ya no es una niña. Cuando él le dice -vengo por tí-, ella le dice -no des la luz-, porque dar la luz supone enfrentarse a la jodida certeza de que hemos crecido.

Alguien entró de golpe en la habitación y encendió la luz... y nos dimos cuenta de que casi no quedan niños. De que negamos el derecho a la infancia a quienes la merecen. Si Peter Pan viniera a buscarnos no des la luz. No vaya a descubrir que le hemos traicionado... y hemos crecido demasiado.»

Este fragmento es el prólogo de un tema de un artista como la copa de un pino llamado Ismael Serrano.

¿Y por qué tiene tanta razón? ¿Por qué se me nublan los ojos pensando que todos hemos crecido demasiado? ¿Por qué robamos la infancia a los niños? ¿En qué momento cambiamos magia por egoísmo, ilusión por tristeza, ansias de aprender por temor a saber, me comeré el mundo por el mundo me ha comido?

Demasiadas dudas. ¿Acaso vivo aún en Nunca Jamás?

No, no es eso. Hace tiempo que olvidé volar, simplemente trato de evitar que ese país desaparezca. Trato de que siga existiendo en la mente de los niños e intento que sean ellos quienes un buen día decidan dejar el cielo y caminar.

Es tarea difícil. Hay demasiados Capitán Garfio... hay demasiados.

Os dejo con el tema:





Si Peter Pan viniera a buscarme una noche azul,
que me sorprenda a oscuras. Por favor, que no dé la luz,
no vaya a descubrir que suelo mentir
cuando juro ser aún ese niño.
Quién le va a contar que la gran ciudad
no dejó ninguno ninguno, ni uno vivo.

Estrellas fugaces, mi más breve instante, respiran el humo,
escuchan el mudo rumor que nace en sus vientres.
Fueron arrojados al acantilado
de la cruel favela,
huyen de las hienas, de escuadrones de la muerte.

Si Peter Pan viniera a buscarme una noche azul,
que se extingan los soles, ¿dónde diablos te esconderás tú?
Mowgly coserá botas en Ceilán,
no escuchará rugir de noche a Bagheera.
Tom Sawyer reirá tras el humo del crack
si en esta redada logra salvar la vida.

Si Peter Pan viniera a buscarme una noche azul,
que nos sorprenda a oscuras, por favor apaga la luz.
Si quieres evitar que en la tempestad
le queme la fiebre de niños ancianos.
Quién le hará entender que al amanecer
cierran con grilletes sus ojos cansados.

Niños que perdí, a los que mentí,
gritan a lo lejos, arañan el hielo de la luz de la mañana.
Niños con espinas, con cuencas vacías,
que te lanzan piedras,
tiñen las sirenas de todas las ambulancias.

4 comentarios:

vilmati dijo...

Porque me hace muy bien leerte...
Porque tienes tanta razón...e ilusión...
Te dejé un mimo en mi blog ( si quieres lo sigues, si no no! como dice mi hija)

Pili dijo...

Grande Ismael Serrano, a mi también me encanta..... sus letras son desde el corazón, como las tuyas Armando.

Noel dijo...

Realmente triste pero cierto lo que la sociedad hace y ha hecho con los niños que no volveremos a ser y con los que no podrán ser niños a pesar de que tengan la edad para serlo

Anónimo dijo...

No se si sigas escribiendo acá... Pero desde hace meses busco el concierto de Ismael donde dió este tipo de prologos... Me interesa además el de "Papá cuentame otra vez"
si tienes algún enlace de como encontrarlo o alguna ayuda TE LA AGRADECERIA ENORMEMENTE.
Mi mail es ferny_c93@hotmail.com
Gracias :D

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.