25 feb. 2009

Separado de sus padres

Escrito por Mireia Long para Bebés y más:

El hijo de Sharon y Joseph tiene 13 meses. Esta noche duerme separado de sus padres por culpa de la estupidez y la inhumanidad de las instituciones. Sus derechos fundamentales han sido pisoteados sin piedad. Nadie puede explicarle a un bebé lo que sucede y él no puede explicar lo que siente.

Su suerte depende del Ministerio del Interior. Si no acceden a las solicitudes de reunificación, el pequeño seguirá separado de sus padres. No se sabe siquiera si para siempre, pues los padres podrían ser repatriados en breve.

Sharon y Joseph son sudaneses y están ingresados ambos en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Málaga. Están allí desde que el 2 de febrero, habiendo llegado a España en patera pocos días antes.

La ONG Andalucía Acoge pidió que la familia fuese puesta en libertad, pues el espacio donde se encontraban no es adecuado para un bebé. Incluso el Defensor del Pueblo ha solicitado que no sigan recluidos por puros motivos humanitarios. Pero la solución ha sido entregar al bebé a los Servicios de Protección del Menor, separándolo de sus padres.

No tengo palabras para expresar mi indignación y mi pena por un hecho como este. Pienso en este niño inocente y no encuentro justificación posible para su situación. Ninguna. Ninguna ley puede estar por encima de la necesidad de un bebé de estar con su familia. Apelo a la sensibilidad humana de los responsables. Que recapaciten. Es sencillo ponerse en la piel de estas personas, de este pequeño que no merece lo que le está pasando.

Las protestas y las peticiones por vía legal para reunir de nuevo a esta familia dándoles garantías de protección son muchas. Y serán más. Espero que el caso se solucione pronto y el pequeño hijo de Sharon y Joseph pueda de nuevo dormir abrazado por los padres de los que nunca debieron separarlo.

4 comentarios:

madre reciente dijo...

Comparto tu indignación. Tampoco ninguna ley debería estar por encima del esfuerzo de unos padres por buscar un lugar en el que poder dar una vida digna y segura a sus hijos. Pero así están las cosas... Espero que Sharon y Joseph puedan reunirse pronto con su pequeño :(

Ana dijo...

Comparto la llamada de la carta, pero no estoy de acuerdo con una frase, dice la autora: "Ninguna ley puede estar por encima de la necesidad de un bebé de estar con su familia." Y entiendo a lo que se refiere en este caso en concreto pero no hay que generalizar, hay que ver cada caso como unico, porque esa misma frase usada en otros contextos ha hecho que se deje a ninyos en situaciones que no son compatibles con los derechos de los ninyos, hablo claro esta en casos de abusos en los que se ha decidido que es mejor hacer todo lo posible por ayudar al ninyo dentro del entorno familiar antes de separarlo de su madre y hay situaciones que han acabado en tragedia. Los derechos de los ninyos son lo primordial, entre ellos el esatr junto a sus padres, pero no es ese el unico derecho, no hay que olvidarlo. Cuando se esta involucrado en un caso de menores vulnerables lo primero son los derechos del menor, no los de la "familia" y reitero que en el caso de la carta probablemente no han optado por la mejor solucion.

Armandilio dijo...

Estoy de acuerdo contigo Ana, la frase puede ser cambiada de contexto y perder su fuerza y rotundidad.

El objetivo, aun así, es el mismo, velar por el bien de los hijos, y en este caso...

vilmati dijo...

Los mismos Estrados con sus políticas de protección a intereses mezquinos, a las grandes empresas, y su vista gorda a las necesidades de grandes mayorías crean el hambre y los padecimientos de tantas personas ( niños en su gran mayoría) a los que después dicen proteger.
Separan así niños pobres de sus padres pobres y necesitados, dejandolos en paises ricos con padres ricos...¿? que clase de soluciones se estan buscando?
Esto dá para mucho ...pero cuando nos vamos a dar cuenta que esto no tiene que ver con Estados...esto tiene que ver con Personas!

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.