5 dic. 2008

Por tus hombros te conocerán


La convivencia con un bebé o un niño es algo que, quieras o no quieras, cambia la vida de uno.

Las personas de nuestro entorno suelen saber que eres padre reciente y a menudo te preguntarán un "cómo has dormido hoy" o "qué tal va todo con el niño".

A menudo las preguntas tendrán respuesta con solo verte a la cara: Tez pálida, ojeras, momentos de ausencia, un moderado descenso en la producción (hagas lo que hagas, lo harás más despacio), etc.

A medida que tu bebé vaya creciendo es posible que la organización en casa haya mejorado y que vuestro hijo duerma un poquito más o se despierte un poco menos (o no). Quizá en ese momento puedas disimular un poco el cansancio acumulado.

Sin embargo hay momentos en que se nota igualmente gracias a la ropa que llevas (y a sus manchas).

Me he visto a menudo en esta situación y he visto muchos padres con las mismas manchas que yo. Los días que trabajo por la tarde y por tanto he estado con Jon por la mañana, y casi cualquier momento del día en que ha estado un ratito en mis brazos, he acabado con las camisetas manchadas en la zona de los hombros.

Leche, mocos, saliva, puré, fruta, queso, migas de galleta, saliva con galleta, yogur, petit suisse,... la lista de cosas que pueden acabar en los hombros de tu ropa es interminable.

Sé que pensáis que la foto es de cuando Jon era un bebé. Nada más lejos de la realidad. Es de hace 4 o 5 días y recordad que Jon tiene más de 2 años y medio.

Me la hice antes de ir a trabajar y Myriam me dijo:
- Pero hombre, te las puedes quitar con toallitas (tenía manchas en los dos hombros).
- Bah, es igual - le contesté.

Realmente no me importa llevar manchas de mi hijo. Es más, no solo no me importa, sino que no me las quería quitar. Son mis medallas de papá.

Normalmente nadie me dice nada al respecto, cosa que entiendo pues la gente no suele ir señalando las manchas de los demás, pero si un día me dicen algo diré bien alto: "Ah, si, me ha manchado mi hijo al cogerle en brazos y apoyar su cabecita en mi hombro".

Fuente: La entrada de Bebés y más

1 comentario:

Ainhoa dijo...

Todavia estoy llorando de risa, emocion.Que bueno!!! Yo soy la medallista del jardin de mi barrio. Las luzco con orgullo. Me encantan esas manchitas. Vamos, antes de tener a Alejandro, ojo con que alguien me salpicara de algo. Me lo cargo...pero ahora... pegote blanco de yogur, moco, gusanitos...me da igual. Quedan preciosas. Tengo que decirte, Armandillo que en los bordes de las mangas tambien me quedan, a veces algunos premios... no siempre tengo un pañuelo a mano.ups!...jijijij
un saludo.
Me encanta tu blog

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.