2 jun. 2009

Triste



Triste

Como veis hace días que no escribo nada... sí en Bebés y más, pero no aquí. Necesitaba unos días de parar un poco y lo ha pagado el blog.

Me doy cuenta que convertir el blog en un índice de lo que escribo en Bebés y más es quitarle cariño y amor a mi diario personal.

Vuelvo a los fueros. Seguiré copiando cositas interesantes que allí escriba en El Mundo de Armandilio pero reservaré mi rincón personal para mis vivencias y las de los míos...

Hoy estoy triste.

He estado tres meses trabajando en pediatría todos los días, supliendo a una compañera que estaba de baja y hoy vuelvo con los adultos.

Es el trabajo que llevo haciendo años, sin embargo algo ha cambiado. Es como dejar la vitalidad de los niños para enfrentarme de golpe con el mundo real, con el, para demasiada gente, declive de la vida.

En fin, a ver si hay suerte y cogen a un pediatra (que falta hace) más en el CAP. Ese día pasará a formar parte de la vida de los bebés y niños, de nuevo.
No pensé que llegara a sentirme así, pero noto una pérdida.

¿Estaré haciéndome mayor?

No, más bien creo que empiezo a dar valor a aquello que lo tiene y me doy cuenta de cuánto me gusta mi trabajo, cuando trabajo en lo que me gusta.

11 comentarios:

Kudifamily dijo...

Dále la vuelta a tu tristeza, y piensa que has podido trabajar, aunque sea poquito, en lo que realmente te gusta!!! Tienes más suerte que otros!
Me alegra que vuelvas al blog, no era lo mismo...
Besos

Thera dijo...

Ánimo, las cosas van y vienen. Eso, piensa en la suerte que has tenido hasta ahora y animate. Además, seguro que eres capaz de encontrar al niño que dicen que todos llevamos dentro! Un abrazo!

gemma.a dijo...

Ahora, además de ayudar a los adultos, tienes otro encargo ¡ayúdanos a recordar que un día fuimos niños!
Me encanta tu blog y tu gran sensibilidad para detectar cada pequeño regalo que nos dan nuestros peques día a día, con su sola existencia.
Ánimo.

Virginia dijo...

te echabamos en falta, me alegra que vuelvas al blog... y mucho ánimo con el trabajo al menos ahora ya sabes lo que te gusta de verdad y seguro que tarde o temprano volverás a pediatría... y qué suerte han tenido y tendrán todo esos niños y padres que pasaron y pasara consulta contigo.

carol dijo...

Buena falta nos hacen enfermeros como tú Armando, ya sea en pediatría o con adultos ;)
(no me equivoco, verdad? eres enfermero sino recuerdo mal... soy de cn)
¡Muchos ánimos!

Armandilio dijo...

Bueno...
Gracias wapetonas por los ánimos!!!
Algún día trabajaré en pediatría, seguro, y algún día tendré mis propios niños asignados y podré decir "mis locuras" sin que luego otra profesional las niegue...(que es lo que pasa ahora, al no ser yo el enfermero de referencia de estos niños).

Ya estoy preparando una sesión para las compañeras de pediatría hablando de toda esa alimentación infantil recomendada que "no es tan recomendable".

Anónimo dijo...

Qué pena que los niños te pierdan...qué pena...

un saludo...mmg79

Estefania dijo...

Ya te lo han dicho, pero te lo repito
TE quedan los niños grandes encerrados en el cuerpo de adultos. Que además son los que van a cuidar de los niños pequeñitos.
Así que, siempre trabajas en pediatría!

Un besote y mucho ánimo!

Anónimo dijo...

Eres una persona excepcional, y estando tanto con niños como con mayores estoy segura que reconfortarás muchas almas.
ójala muchos profesionales de la salud, estuviesen tan preparados y dedicados como tú. Ánimo y para adelante....

Lolita Blahnik dijo...

Como te entiendo! yo llevo 7 años trabajando en pediatria, en una UMI pediatrica para ser mas especificos y si me dicen ahora que tengo que trabajar con adultos me da algo!!!!
Los niños son especiales, puedes aprender tanto de ellos, son asombrosamente fuertes y mucho mas valientes que la mayoria de nosotros, los adultos.
Necesitamos especialidades los enfermeros, no es normal que nos formemos durante años en un area especifica y de un dia para otro nos cambien a otra. En ninguna otra empresa se les ocurriria sacar a un trabajador de su puesto para ponerlo en otro totalmente diferente. No es bueno para el negocio. En nuestro caso no es beneficioso para los pacientes, ni para el servicio del que nos mueven (que pierde a alguien ya formado), ni para el servicio al que llega (que muchas veces se encuentra con alguien que no tiene los conocimientos necesarios para trabajar alli).
En fin, lo mismo de siempre.
Sigo haciendo un repaso de tu blog, que me esta resultando de lo mas interesante!

Armandilio dijo...

Pues sí, Lolita, qué le vamos a hacer...
Este año si hay suerte acabaré en pediatría probablemente, ya contaré.

Me alegro que te guste el blog, léelo poco a poco...

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.