2 jun. 2009

Jon, mi niño mágico



Miriam: ¿Verdad que tenemos unos niños mágicos?
Yo: Por supuesto.
Miriam: ¿Verdad que Jon es mágico?
Yo: Sin duda. Jon es mágico.

Sin duda, lo digo como lo siento. Jon es mágico (Aran también seguro).

Tiene 3 años y la inocencia intacta. Es alegre, vital, sincero... es capaz de reirse de cualquier cosa y de llorar porque el Vamoosh de Pocoyo ha desaparecido de la pantalla de su Nintendo DS.

Es mágico porque sabe esperar cuando papá le dice "espera cariño, que ahora estoy limpiando" y es mágico porque se enfada cuando hay cosas que para él no pueden esperar.

En el parque observa, valora la situación. Busca el columpio vacío y allí que va. Está un rato y espera a que se vacíe otro para bajarse. Otras veces se baja simplemente porque considera que "ya tá".

Va al siguiente, se le cuela un niño. No pasa nada, no tiene prisa. No vale la pena pelearse por algo que tendré dentro de unos minutos.

Destroza un rollo de papel del WC porque él quiere el chirulo de cartón que queda al final (¿porqué no venderán esos cilindros de cartón sueltos? Con lo que cuesta quitar todo el papel que lo envuelve...). Coge un trozo de papel del váter y se lo coloca cual bufanda para decir "como en la ópera!" y gesticula como si fuera Pavarotti cantando "Uaaa, suaaaa, haaaa..."

Jon es mágico, porque te hace enfadar y al rato te hace sonreir, porque en esos 93 cm de altura es capaz de condensar las emociones más intensas de un niño y mostrarlas tal como son, sin filtros, sin reparos, "yo soy así y así soy yo".

Es capaz de acercarse a mamá, que llora porque no nos toca el colegio que queremos y llorar con ella diciéndole: "¡mamá contenta!".

Y en eso estamos... detrás de que nos den un colegio y suplicando porque sea lo mejor posible para que cuiden y traten a Jon como lo que es: JON, un niño mágico y especial, ÚNICO.

Y lo pasamos mal, porque sabemos que los colegios y las sociedades no saben de personas individuales, sino de personas que crean colectivos. Y donde ellos quieren enseñar a los niños que son uno más, yo quiero enseñar a mi hijo que es como los demás, pero no uno más, sino diferente. Él es Jon, único e irrepetible y quiero que luche toda la vida por seguir siendo él.

Ojalá nadie NUNCA te apague la luz, Jon, porque eres mágico, mi niño.

16 comentarios:

Palabras Andantes...... dijo...

es bellísimo tu hijo, y estoy totalmente de acuerdo con lo que sientes por las escuelas de hoy en día, ya que no educan sino que domestican... a veces me pregunto si no sería mejor educarlos en casa, con valores y en un ambiente de cariño.... en fin q complicado.

me encanta tu blog, un abrazote, yo también tengo un bebé, es chiquito aún 8 meses.... y como a tí me cambió la vida totalmente, te ponen el mundo al revés, pero son encantadores, nuestros niños mágicos. =)

Killa dijo...

No sé si será mágico pero tiene una carita de ángel...
Precioso.
Llegue de casualidad...

Virginia dijo...

... leyéndote es cómo si describieras un poco a mi hija.. se llevan el mismo tiempo nació un día antes que Jon, y lo mismo porque te hace enfadar y antes de terminar lo que le estés diciendo ya te estás riendo por lo que contesta, en los parques es distinta a muchos otros niñ@s, llega, observa, se queda un buen rato de pie, mirándolo todo, y si hay muchos niñós busca el que está vacío (de momento no quiere mucho contacto con ellos y les evita), o un día te sorprende y va corriendo detrás de otro niño porque ve que lleva juguetes de la arena, o están en las cadenas le pregunta a la otra niña que cómo se llama... a mi me sorprende aunque también me tiene desorientada, porque con el tema cole no se que tal llevará estar con tantos niños uff.. es un tema que también me trae de cabeza, aunque a nosotros sí que nos ha tocado el cole que había solicitado, y no es que sea el "mejor" que va, es que los demás eran peor aún. y también estoy triste.. muy triste porque acaba una etapa de tres años y pico compartiendo con ella, los despertares, los desayunos, el no hacer nada, el salir a pasear por las mañanas, los parques vacíos y ella obviamente disfrutándoles ... en fin.. perdón por el ladrillo necesitaba soltarlo.

Mamá de Lola dijo...

Guapísimo Jon, se le ve tan inocente... Nosotros el año que viene estaremos igual con nuestra hija. ¿No os habéis planteado el homeschooling?

soulwoman dijo...

Precioso Jon...
Y afortunado por tener unos papás que aprecian su magia infinita.
Enhorabuena.
En cuanto al cole, hay otras opciones, como te ha comentado Mamá de Lola.

Armandilio dijo...

Sí, hemos estado a un "tris" de no escolarizar... sin embargo le vemos tantas ganas de aprender y lo pasa también con otros niños que hemos pensado que quizás iría bien que estuviera en el cole...

Aran es además un bebé de alta demanda (como lo fuera Jon), y Miriam hay días que estar con los dos le supera (y la entiendo, pues quizás yo aguantaría todavía menos).

En principio empieza el cole en Septiembre, pero la intención es que vaya sólo por las mañanas. 4 viajes de Miriam con los dos a un colegio que no está cerca de casa precisamente es demasiado.

Estefania dijo...

Animo,
Es una racha un poco bajita pero saldreis adelante.

Yo tengo la teoría de que cuando inviertes tiempo en ellos, ellos invierten tiempo en ti.

Como habeis procurado satisfacer sus necesidades enseguida ahora él sabe esperar. Si sus papás no le atienden es porque pasa algo. No podría ser de otra forma.

Un chufletazo de energía para Miriam, es natural que se sienta así. El mío también es demandante y no sé como da a basto con dos!!!

Pero lo mismo, se ve la luz al final del tunel.

Un abrazo muy fuerte!!!

Rose dijo...

La escuela de mi hijo está a cinco minutos de casa, y aún así es complicado ir y venir cuando además tienes que llevar contigo un bebé, así que os entiendo perfectamente. En invierno, los días fríos y lluviosos pueden ser desesperanzadores... Os deseo mucha suerte. El colegio es un parte muy importante de la vida del niño, así que es importante que tanto él como los padres estén a gusto con la elección...
Y tienes razón, son mágicos, sin varitas, sin chisteras, sin polvo de hadas... crean una maravillosa magia a su alrededor...

Mamá dijo...

Ay... los hijos, pues post como este dumuestran que nuestros hijos sacan lo mejor de nosotros mismos, que os hacen capaces de ver lo MÁGICOS que son nuestros niños.. enhorabuena por esa familia, por ese hijo mágico y por este blog tan bonito e interesante.

Desi dijo...

Felicidades, a ti y a Miriam, precisamente por ser capaces de ver la magia en vuestros hijos, valorarla e intentar, a toda costa, preservarla.

Un besote!

nkn dijo...

OOhhh...Armando me ha emocionado la descripcion de tu hijo!!! Hacia tiempo que no me pasaba por tu blog, y esta es una de las cosas mas bonitas que he podido encontrarme. No cambieis nunca!!!!
Tambien darte la enhorabuena (un pelin tarde,jejejeje) por el nacimiento del baby!!
Lo del cole...los dias de lluvia nos quedabamos en casa, y entre carrito, o mochila, o fular...hemos ido cuando hemos querido...no os agobieis!!!un beso!!
Lola

Anónimo dijo...

Me caen unos lagrimones!!!
precioso es justo lo que mi corazon siente por mi pequeña Lua...como muchos padres con sus niños magicos.
Me siento cercana en tu blog..estic a prop! en serio...lo encontre de casualidad y hacia tiempo que no me emocionaba asi.Gracias!

J.carmen dijo...

Hola:
Parece q hablabas de mi MAX, cumplio 3 añitos en abril, ya va para el cole en septiembre, y estoy preocupada, no quiere dejar el pañal. Tambien pienso q es magico, a veces estoy triste y le digo dame un beso, y me lo da diciendome, tranquila , mama, no pasa nada. y Claro me tengo q reir porque se me queda la cara a cuadros. El enano se queda con todo...Miedo me da, y la malas pulgas q se gasta. Ya se que hablo de un niño de 3 años...pero me ha dicho la pediatra q tiene todo el perfil para ser hiperactivo, me quedan 3 años mas para poder diagnosticar eso...Pero en fin, enamorada de mi enano. estoy, estare siempre, hasta los 30 q es cuando se van de casa , no...jajaja

Armandilio dijo...

Bueno J Carmen, Jon seguro que lo diagnosticarían de hiperactivo...
Hay niños que realmente lo son, pero yo estoy seguro que Jon no lo es, aunque a ojos de los demás lo parezca.
Pienso que los niños a los que se les da libertad para ser ellos mismos se muestran tal como son, exploradores, tocalotodo, cabezones y tozudos.
No es que quieran molestar, es que quieren mostrar sus decisiones, ya que son capaces de tomarlas.
Son niños especiales, y lo peor que les puede pasar, es que alguien les diagnostique de hiperactivos, les meta una pastilla diaria y los atonte para el resto de su infancia.

Cristinilia dijo...

Hola! Tus palabras siempre me hacen reir, pero esta vez me has hecho llorar de emoción...
Me declaro oficialmente fan incondicional de tu persona! (Si me lo permites, claro...)

Anónimo dijo...

Armando, me encanta lo que escribes, pero reconozco que es la primera vez que visito tu blog....y cómo hablas de Jon me parece simplemente precioso.....

Jon y Aran son afortunados de ser vuestros hijos y no me extraña que sean mágicos, de tal palo tal astilla, ¿no?......

Sois de las personas del foro que me encantaría conocer en persona....

Myriam y tú sois mágicos

Besos,

MarcEric

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.