22 jun. 2009

Negociando con Jon



Jon tiene ya tres años y medio y está en un periodo al que yo llamo "pre-adolescencia" porque empieza a ser complicado. Es la etapa del NO a todo.

Hacia los 2-3 años los niños se dan cuenta definitivamente que son seres diferentes y que actúan de forma diferente (y que tienen que hacerlo para serlo). Esto hace que en muchas ocasiones, para reafirmar su personalidad se pongan tercos y cabezones con los NOes. Esto no, esto no y esto no. Y si tú, mamá, me dices que no, pues entonces sí.

Esto nos lleva a tener que ceder en muchas cosas y a tener que reconducir muchas otras.
Son momentos muy difíciles porque normalmente generan espectáculo (en la calle) y mucha tensión a los padres, que no sabemos si agarrarlo y llevárnoslo a la fuerza, si mantenernos firmes en el NO o el SÍ o bien ceder para que el espectáculo acabe.

Lo siento, pero no tengo la receta mágica... aunque os voy a dar un ejemplo que nos pasó hace pocos días y explicaré cómo actuamos. Podriamos haberlo hecho mejor, peor, o diferente, pero en ese momento salió así.

Jon redescubrió este finde la piscina de mis suegros... hacía un año que no se bañaba en ella y ahora salta y juega como no había hecho nunca. Su obsesión fue tal que quería ir a la piscina a TODAS horas. El sábado fuimos tres veces y el domingo una vez por la mañana. A mediodía nos íbamos a venir para casa, cuando al salir por la puerta, en vez de ir hacia el coche empezó a tirar de nosotros para ir a la piscina.
Yo que no, él que sí, llorando y pataleando...

a) Cogerlo y para el coche a la fuerza... Nos vamos a casa Jon, ahora ya no podemos ir a la piscina.
b) De acuerdo hijo, dejamos los bártulos, nos ponemos los bañadores, nos bañamos un rato y luego nos vamos para casa, total es mediodía y sólo tenemos una hora de viaje, podemos esperar...
c) A ver que quieres, ver la piscina? Pues venga, vamos...Vamos a la piscina, la vemos, "Qué bien lo hemos pasado verdad? Pero ahora nos vamos a casa...otro día vendremos y nos bañaremos mucho. Adios piscina!"

Primero opté por la a). Miriam camino del coche, yo cargado de maletas y con mi única mano libre para dársela a él y Jon tirando de ella para que subiera a la piscina, pero claro, la a) suele acabar mal, porque el berrinche que pilla es enorme (además la gente se asoma a ver que pasa y espera a ver qué pasa y ver si actúas demostrándole quien manda con la a)).

Finalmente cogí la opción c) fuimos, la vimos y aunque quería entrar le convencí (pura manipulación) de que nos teníamos que ir y que volveríamos.

¿Y la b) es un error?
Para nada... unos días será b) y todos tan contentos, la vida es para disfrutarla, pero mira, auel día fue c)

¿Y a)? Pues cuando hace falta, porque va su seguridad o porque en ese momento tiene que ser a) pues no hay otra. Si podemos evitar a), mejor.

Es más recomendable para todos andar jugando entre la b) y la c). La b) es la que quieren ellos, la c) la que se obtiene mediante la negociación, por lo que es más tolerable la frustración de c) que la de a).

Además hay muchos tipos de c), pues también podríamos haber subido, haber metido un minutillo los pies en el agua y habernos ido, pero en ese momento, habiendo dejado el coche encendido con Miriam y Aran dentro y las maletas dentro, la c) era de las que me beneficiaban más a mí que a él.

Por cierto, ya lo he comentado, pero ¿os dais cuenta de cómo le manipule? Le dije: "Qué quieres, ¿ver la piscina? Pues venga, vamos a verla". No lo hice a conciencia. Podría haber sido sincero y decirle que ahora no podíamos bañarnos pero sí verla y preguntarle si quería verla y recibir su enfado y su frustración en vez de reconducirlo hacia la media verdad que le conté (él no la quería ver, bueno, sí, pero en el fondo él se quería bañar)... imagino que el factor tiempo me incitó a ello... y en ese momento no fui tan cerebral como lo soy ahora (ni tenía fuerzas para recibir su enfado).

Esto lo comento porque a diario se habla de lo manipuladores que pueden llegar a ser los niños y resulta que los padres manipulamos que da gusto... de hecho creo que aprenden de nosotros. Es más. Si un niño manipula, es un niño malo... si lo hace un padre, es un padre inteligente... algo falla en esta ecuación.

Mamá: Juanito, si te portas bien te compraré una chuche.
Juanito: Mamá, si me compras una chuche esta tarde me portaré bien.

Mamá: Juanito, no te daré el postre si no te acabas la carne.
Juanito: Mamá, si me das ya el postre me acabaré la carne.

Se os ocurren más manipulaciones paternas que se vuelvan en contra?
Por cierto, ¿sabíais que Superman ha vuelto? (Superman Returns):

5 comentarios:

Desi dijo...

Pues sí señor, completamente de acuerdo contigo, Armando. Nosotros también cabalgamos entre b) y c); a) se da en muy pocos casos (cada vez en menos, la verdad, porque cada vez me sale más naturalmente c) o, si hay tiempo, podemos permitirnos b).

Y, sobre la manipulación, pues yo también lo veo como tú. De hecho, es lo que respondo muchas veces cuando me dicen que los niños son manipuladores, suelo decir "y los adultos, ¿no lo somos?". Lo somos, y de qué manera, así que, qué esperamos, ¿verdad?

Pues eso.

Bebi dijo...

Lo que me he podido reír con lo de la manipulación, pues anda que no nos llevamos la palma ni nada los adultos, o los sobornos.. que levante la mano quien no ha sobornado a su hij@ para llegar antes al cole, que se acueste pronto o que coma una cucharada más??

vanessa dijo...

Hola Armandilio!!!
Tú ahora estás en la época de la negociación,espérate un par de años y entrarás en la del razonamiento de las respuestas que les das y la argumentación de tus NOes,mi hijo no se queda satisfecho si le doy un NO a secas,siempre tiene que venir con una explicación que no siempre es de su agrado pero que termina aceptando.
Manipulaciones...Siempre parecen ir un paso por delante!Tienen todo el día para darle la vuelta a la situación y lo hacen muy bien,sin duda!
Me encanta tu blog,me he tomado la libertad de enlazarlo al mío,aunque tratan de temas muy diferentes tus escritos son muy recomendables!!!
Un saludo,vanessa.

Bibes y Potitos dijo...

Me ha encantado el post y todos los comentarios que han realizado son muy enriquecedores!
Los 3 años, es una edad complicada, yo misma lo vivo con mi pequeño de la misma edad que el tuyo. Los berrinches, los NO, los cuestionamientos, la terquedad,la desobediencia y el querer hacer todo lo que ellos quieren y por sí solo, como si ya fuera mayore, son moneda corriente!
A veces como mamá, me cuesta poner límites y en más de una ocasión, confieso que termina consiguiendo lo que quiere por sólo cansancio e insistencia! Un saludo a todos!

LadyA dijo...

muy bueno el post. A mi todavía me quedan unos añitos para llegar a la fase del "no", pero todo llega...
Por cierto, en que ambulatorio trabajas??? dime donde me tengo que empadronar para tener un enfermero pediátrico como tu... ja,ja,ja... En mi CAP las enfermeras siguen siendo de las antiguas...vaya que no entienden ni de teta,ni de colecho,ni de criar con amor...

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.