23 ago. 2009

El tacto vaginal



El tacto vaginal es una prueba exploratoria que consiste en la introducción de los dedos índice y corazón de la mano de un explorador en la vagina de la mujer para obtener información mediante el sentido del tacto.

En las mujeres embarazadas se utiliza para conocer la posición, consistencia, longitud y dilatación del cuello uterino y el descenso y rotación de la cabeza fetal.

La valoración de la exploración es muy subjetiva y su exactitud queda limitada si no es llevada a cabo siempre por el mismo profesional y estando la mujer en la misma posición en todos los tactos.

Un tacto vaginal puede ser experimentado por las mujeres como una fuente de ansiedad, ya que invade su privacidad e intimidad. Debe realizarse siempre previo consentimiento y es recomendable que el profesional explique exactamente qué es lo que va a hacer y cómo lo va a hacer. De esta manera, creando un clima de respeto y estableciendo una mínima confianza es probable que resulte menos incómodo y doloroso.

Para algunas mujeres, y sobretodo si no se tiene en cuenta su intimidad sexual ni se establece esa relación de respeto de la que hablamos, supone un elemento distorsionador y estresante que puede provocar un aumento de secreción de adrenalina, antagonista del cóctel de hormonas del parto que ayudan a conseguir la situación psíquica y emocional esencial para que un parto progrese.

Los tactos ofrecen una información valiosa, sin embargo deben realizarse únicamente cuando sea estrictamente necesario. Esto quiere decir que en principio, si el parto va bien no hay necesidad de realizarlos. La OMS aconseja realizarlos cada 4 horas o antes si la gestante tiene sensación de pujo y la SEGO los recomienda cada 2-4 horas.

En el momento en que se produce la rotura de bolsa están (a priori) desaconsejados pues los dedos pueden arrastrar microorganismos de la vagina hacia el cuello del útero y provocar riesgos de infección.

Algunos profesionales los realizan en semanas anteriores al parto aún cuando no hay ningún problema.

El tacto vaginal se desaconseja a menos que la mujer presente contracciones regulares, intensas y se encuentre en fase activa de parto ya que no tiene ningún valor pronóstico, es decir, no tiene sentido realizar una maniobra invasiva como es el tacto vaginal cuando sabemos que una mujer puede estar varios días con 1 cm. de dilatación y otra puede no haber comenzado a dilatar y parir 24 horas después.

Más información: SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia), FAME (Federación de Asociaciones de Matronas de España) (página 4 del pdf)
Foto: Flickr (Paula G. Furió)

9 comentarios:

LadyA dijo...

Pues menos mal que están contraindicados antes del inicio del trabajo de parto... A mi, me realizaron uno a los 5 meses aproximadamente. Fuí al gine porque tenía dolor en el flanco derecho que incluso me impedía caminar... Y va el tio y me hace un tacto vaginal, para luego decirme que todo estaba bien y que era problema muscular, por el estiramiento del útero... La poca gracia que me hizo el tacto!!!

Sandra dijo...

He descubierto hace poco tu blog y me encanta. Coincido con LadyA. Menos mal que están contraindicados antes del parto. A mí, un mes antes del parto fui a Urgencias porque no sabía si tenía contracciones y un médico "estrella" de los partos naturales, conocidísimo y venerado en Madrid por defenderlos a muerte, me hizo un tacto sin aviso previo y haciéndome ver las estrellas. Se quedó tan pancho y yo me sentí fatal.

Estefania dijo...

Yo estuve a punto de poner unas galletas para picar. Ya que pasaba tanta gente, por lo menos tener algo de cortesía con ellos.

Aunque luego ví que tampoco eran de cortesía y educación, así que decidí no ponerles nada.

Bastante tenía yo con ponerme de parto

:-D

Armandilio dijo...

Bueno, LadyA, están contraindicados a priori, es decir, hacer un tacto "para ver cómo estás" por curiosidad, pues no. Sin embargo si hay sospecha de algún problema veo normal que se realice. Eso sí, siempre con respeto, preguntando, explicando y con mucho tacto.
Sandra, pues bienvenida y el médico estrella se estrelló ese día por lo que veo. Un poco más de cuidadito habría estado bien.

LadyA dijo...

Si, pero creo que la clínica ya era suficiente para ver que no más que un problema muscular, no? A mi me lo parecía cuando fuí al gine, pero era mi marido el que estaba preocupado, y claro yo fuí para que el gine le dijera que no era nada... Pero el tio va y me realiza un tacto...Con lo que duele... yo creo que se lo podría haber ahorrado...

Armandilio dijo...

Cierto LadyA, me parece que son muchas, muchas las mujeres que a los cinco meses tienen esos dolores musculares intensos (a Myriam también le pasó) y sí, el gine podría haber sido más conservador.

Raquel dijo...

Respeto es lo que les falta a muchos "profesionales" a mi en la primera consulta me hizo un tacto vaginal y después una ecografía vaginal sin explicarme nada, me hizo un daño tremendo y ni siquiera me aviso de que podría sangrar....pero bueno de todo se aprende y para la próxima (si hay) ya iremos mas seguras de nosotras mismas

la chica de ayer dijo...

Hola a todas.
hoy dia 1 de setiembre me han hecho un tacto, estoy en la semana 37 +4, y la prueba se me ha hecho como control para saber como estava el tema.

Debo decir, que el medico al que acudo es de pago, y nunca me habia hecho ninguno.
escribo para todas las futuras madres como yo, que al largo del embarazo te vienen muchos miedos, y empiezas a buscar paginas de internet,de otras madres que te expliquen el parto, el tacto...

y aveces te empiezan a cojer mas temor, y seguro que es inecesario padecer.
Yo no sé como me va a ir el parto, pero..
Si el medico es bueno, no deberia doler para nada el tacto. no dura mas de 8 segundos, no he sangrado nada.
ahora me siento un poco molesta,pero es normal.

seguramente el mejor para el parto sera que pierdamos muchos comentarios que nos andan haciendo de otros partes largos, y duros,
seguro que la actitud tiene mucho que ver con el desarrollo del parto.

que nos vaya a todas bien.

la chica de ayer

Maria CS dijo...

Es que es una maniobra invasiva y con riesgos, el útero es un órgano interno y no está hecho para ser manoseado. A mí me parecería razonable si el gine me dijera: "mira, tengo sospechas de que puede haber tal problema y quisiera que me dieras permiso para hacer un tacto, para confirmar o descartar este posible problema". Y en ese caso, a lo mejor me parecería correcto y autorizaría el tacto, estuviera de parto o no. Pero no es el caso la mayoría de las veces, verdad? Y de los tactos colectivos en grupo ya no voy a hablar, que me enervo.

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.