25 nov. 2009

Eulàlia Torras: “La guardería puede frenar el desarrollo de los bebés”



Eulàlia Torras de Beà es médica, psiquiatra, psicoanalista y una de las firmantes del Manifiesto “Más tiempo con los hijos”.

Está casada y tiene tres hijos y seis nietos. Hace un par de días fue noticia tras publicarse en La contra de La Vanguardia una entrevista suya titulada “La guardería no puede criar saludablemente a un bebé” en la que declara que las guarderías pueden frenar el desarrollo de los bebés.

La entrevista es muy interesante y en general estoy bastante de acuerdo con todo lo que dice y por ello he querido hablar de sus palabras en esta entrada.

Antes de hacerlo quiero comentar que el título de la entrevista en La Vanguardia (“La guardería no puede criar saludablemente a un bebé”) no es una frase literal de Eulàlia Torras y está sacada de contexto. Realizo esta aclaración porque no estando de acuerdo con esta frase quise buscar el momento en que la expresaba y al verlo observé que no eran sus palabras.

Qué necesita un bebé

La guardería es un servicio que se ofrece para cubrir una necesidad de los padres: que alguien cuide y eduque a los hijos mientras ellos no pueden hacerse cargo, “pero no es lo que necesita un bebé”.

Un bebé precisa de “la cercanía cálida, constante y segura de sus amorosos padres” y la consecuencia de no proporcionárselo “podría comprometer el desarrollo de los bebés”.

Un bebé puede desarrollarse adecuadamente en un entorno estable que le proporcione seguridad. Sentirse seguro es lo que le anima a explorar y un bebé que se atreve a explorar puede madurar adecuadamente.

Alterar su entorno entrando en una guardería puede hacer que retroceda temporalmente en competencias que está adquiriendo como hablar, caminar, etc.

Qué dicen los últimos estudios en neurociencias

Los últimos hallazgos en neurociencias y en psicología evolutiva dicen que, “de los cero a los dos años, cuando más plástico es el cerebro, las neuronas del bebé se desarrollan según la calidad de los estímulos que recibe por interacción con las personas centrales de su mundo: abrazos, achuchones, caricias, risas, balanceos, movimientos, sonidos, voces, cantos, palabras, mimos, cariños, músicas, olores, colores, sabores…”.

Todos estos estímulos hacen que el bebé establezca una relación emocional y cognitiva sana tanto con su entorno como consigo mismo.

Es cierto que un centro de educación infantil puede ofrecer todo eso pero normalmente no lo hará en la medida que un bebé o un niño puede necesitar. Unos padres implicados y amorosos sí pueden ofrecer todo eso.

Los niños enferman más

Comenta Eulàlia Torras que al entrar a la guardería se multiplican las posibilidades de enfermar, ya que el bebé está más expuesto a gérmenes.

Un bebé que pueda permanecer en su hogar, con un círculo reducido de personas y con los brazos de papá y mamá tendrá una mayor fortaleza emocional, cognitiva y física (ya habréis oído alguna vez que los masajes, por ejemplo, hacen que los bebés ganen más peso).

Sobre este tema existe un estudio reciente que concluye que los niños que van a la guardería sí tienen más riesgo de sufrir algún problema respiratorio durante los primeros meses, aunque esta situación se invierte a medida que van cumpliendo años (a los cinco años son los niños que no han ido a la guardería los que sufren más enfermedades respiratorias) y no supone ningún problema posterior (a los ocho años la situación se iguala y todos sufren los mismos trastornos y tienen las mismas probabilidades de ser asmáticos o alérgicos).

Ante este estudio cabría entonces decidir en qué momento preferimos que nuestros hijos tengan problemas respiratorios, si prontito siendo aún bebés, o más adelante (personalmente me sumo a la segunda opción, ya que puedo elegir).

El fracaso escolar

En España (y en otros países) se piensa que adelantando la escolarización y las materias se evitaría el fracaso escolar, sin embargo a un niño “hay que escolarizarlo cuando empieza a quedársele pequeño su hogar”, momento que no suele llegar antes de los tres años.

En Finlandia, el país con menor fracaso escolar de Europa los niños no están obligados a ir al colegio hasta los siete años. El Estado sufraga durante el primer año a los padres y permite horarios laborales intensivos o reducidos para que sean los padres los que críen a sus hijos.

En España en cambio los estamos separando tempranamente, tenemos un elevado fracaso escolar, y en vez de analizar las causas estamos cortando los síntomas sin analizar las causas: somos “el tercer país que más psicofármacos receta a menores”.

Sobreproteger a los niños

Uno de los mayores miedos de los padres y de lo que más se les acusa es de mimar y sobreproteger a los niños.

Atender las necesidades de hambre, sueño y sobretodo cariño “no es sobreprotegerlo, ¡es protegerlo de lo que vendrá!”. Un niño criado con cariño y con seguridad “gozará de estabilidad emocional, autoestima y coherencia: estará bien preparado para los reveses que vendrán”.

Un niño que haya sido criado en una guardería con pobreza de estímulos será “poco orientado, intemperante y más agresivo, más vulnerables a la frustración, más depresivos…” (nótese que la entrevistada dice “más que” antes de cada posible adjetivo).

Los centros de educación infantil pueden ser útiles

Muchos tienen excelentes cuidadoras, sin embargo las ratios son demasiado elevadas y repartirse entre tantos niños hace imposible que la calidad de la atención sea personalizada.

Hay ocasiones en que una guardería puede ser muy útil para los niños: “Ante un hogar con abandono, conflicto permanente y agresividad crónica” un niño estará mejor en una guardería que en casa, pero “no es la opción principal para criar saludablemente a un bebé” (como veis esta frase dista bastante de “La guardería no puede criar saludablemente a un bebé”, que La Vanguardia quiso utilizar como título).

Qué podría hacerse por el bien de los hijos

Algo que ya hemos comentado más de una vez en Bebés y más, dejar de dedicar recursos a inaugurar centros de educación infantil y subvencionar a los padres para que “dediquen tiempo a criar a sus hijos hasta los tres años”.

“Dedicar tiempo a los hijos de pequeños os ahorrará mucho tiempo cuando sean mayores”, dice Eulàlia Torras citando a la doctora Julia Corominas.

Para acabar con esta entrada quiero citar a una conocida mía: “Armando, es tan absurdo que se tengan que hacer estudios científicos para demostrar que un niño, lo que necesita, es estar con sus padres…”. Me dejó boquiabierto por la sencillez de la frase y le di las gracias por hacerme entender lo penosa que es una sociedad que necesita demostrarse a sí misma que se equivoca cuando separa a unos seres en pleno aprendizaje emocional de las personas emocionalmente más ligadas a ellas, sus padres.

Fuente: La Vanguardia
Sitio Oficial: Fundació Eulàlia Torras de Beà
Foto: Flickr (htlcto)
Publicado originalmente en Bebés y más.

24 comentarios:

Ciudadana Coja dijo...

Tienes razón, como madre vivo en mis propias carnes el ritmo frenético al que estamos sometidos con el fin de seguir dentro de la vorágine social, laboral, material en la que nos vemos inmiscuidos.
Aún así tengo suerte de haber podido tener a mi hijo durante un año en casa y un accidente doméstico me mantuvo otro año más de baja que me permitió alargar otro año más mis momentos con él.
He sido afortunada, pero cuando veo la lucha contra el tiempo de los padres con hijos, cuando escucho constantemente el "ahora no puedo jugar" "ahora no puedo ir contigo al parque" "ahora no puedo quedarme contigo mientras estás malito"...pienso en lo ridículo de haber tenido hijos y no poder disfrutarlos.
De todas formas, para compensar estos estudios, hay corrientes que afirman que no es tanto el tiempo que se esté con ellos sino la calidad del tiempo... a mi personalmente no me anestesia el sentimiento de culpa que me invade cuando dejo a mi peque en casa de los abuelos con fiebre y el cuerpo de trapo :(

Anónimo dijo...

Me gustaría hacer una puntualización con respecto a la escolaridad obligatoria y el fracaso escolar.
En España la escolaridad obligatoria es de seis años. Los padres deciden libremente que su hijo asista antes a clase. Es un año de diferencia con respecto a Finlandia. Lo cual no es tan significativo como la doctora insinúa.
No se necesitan estudios rigurosos para comprender la importancia de los padres en el desarrollo normal de los hijos. Pero si se necesitan análisis rigurosos acerca de las razones del elevado fracaso escolar en este país. Como profe de secundaria no creo que esas razones estén en las guarderías.

Armandilio dijo...

Ciudadana Coja, ¿qué es el tiempo de calidad y qué es el tiempo de no calidad?

Me parece que el tiempo de calidad es un invento para que los padres que pasan poco tiempo con sus hijos se sientan "menos mal"...

Anónimo, estoy de acuerdo en lo que dices, en España obligatorio a partir de los seis años, en Finlandia a partir de los siete. Sin embargo en España parece impensable que un niño inicie el colegio a los seis, y sin embargo en Finlandia cerca de la mitad de los alumnos lo hacen a esa edad (antes están en guarderías 4 o 5 horas diarias).

No es tanto el momento en que empiecen sino el concepto. Allí cuidan de los niños los padres, se les permite que los niños crezcan con ellos con permisos impensables en España. Allí los niños son importantes y los profesores respetados porque hacen un trabajo bastante más adaptado a las realidades sociales actuales que aquí. De hecho mucha gente quiere ser profesor/a allí, pues se forman continuamente y aprenden a tratar a los niños desde una perspectiva motivadora, consiguiendo que los niños aprendan cuando quieren aprender y no en base a unos objetivos marcados como en España.

Anónimo dijo...

Interesante...

Esto hace que yo, y mucha gente supongo, empiece a pensar las cosas desde otro punto de vista.

Creo que todo se basa en el concepto que tenemos de "sobremimar" a los crios que nos asusta y estaría bien pensar en como les "mimamos", si teniéndoles en casa cuidándoles o por ejemplo, cuando tienen 12 años, los padres no aparecen por casa, entonces cuando les ven no le regañan porque pasan muy poco tiempo con él y quieren "compensar" ese tiempo perdido con regalos.

Me hace pensar y eso me gusta :)

Pablo

Sima dijo...

Yo también he pensado mucho sobre esto de molestarse en hacer estudios científicos sobre lo que es puro instinto y lógica aplastante:
“Armando, es tan absurdo que se tengan que hacer estudios científicos para demostrar que un niño, lo que necesita, es estar con sus padres…”.
Y deduzco que el ser humano es capaz de hacer estos malabarismos con la esperanza de hallar algo que tranquilice su conciencia. Se busca la excepción a la regla para agarrarse a ella. Pensé lo mismo cuando me enteré que las mismas empresas tabacaleras experimentaban con animales exponiéndoles masivamente al humo del tabaco para tratar de demostrar que no enfermaban. ¿Algo más patético?
Me gusta mucho lo que has puntualizado de la entrevista. Los periodistas como siempre tergiversando a la ligera y ni un ápice de responsabilidad ni culpa.

Anónimo dijo...

La verdad es que cuando eres madre o padre muchas vendas se caen de los ojos. He visto como amigos que no tenían hijos daban consejos y hablaban de situaciones como si ellos supieran hacerlo mejor que una, y mientras se me quedaba cara de boba.Ahora me alegro que la maternidad/paternidad les haga repensar ideas estereotipadas y derribar esquemas aprendidos y que todos seamos conscientes de que ser madre o padre no es facil, debería ¡verdad?pero no lo es. En el sistema neoliberal en el que vivimos, al papá Estado le interesa que las mamás trabajemos, y vendernos la moto de que se preocupan por la conciliación laboral -familiar poniendo escuelas de educación infantil para guarda y custodia de los niños.En fin, las que tenemos que incorporarnos a nuestra jornada laboral, pero tenemos la suerte de poder reducir jornada no sabéis lo que entendemos a las mamás que trabajan más de 6horas diarias.
Arantxa

Selene dijo...

Yo también creo que lo del 'tiempo de calidad' no es más que una forma de autoengaño.
Extrapolando el caso es fácil de entender si por ejemplo mi marido me dijera que no puede estar ahí para mí, ni hacerme caso ni nada pero que tendremos luego un ratito de 'tiempo de calidad' conmigo. Suena absurdo, ¿verdad?

Anónimo dijo...

Me parece que este debate suele acabar siempre en un simple y simplista "guarderia si - guarderia no". Yo cuando mis hijos tenian 18 meses decidi que lo mejor para ellos y para mi era que fueran a la guarderia por las manyanas. Ellos se empiezan a relacionar con otros ninyos, se encuentran en nuevas situaciones, nuevos estimulos, nuevas oportunidades de desarrollo. Y yo vuelvo a mi ocupacion que me estimula intelectualmente. Dudo muchisimo que les haya supuesto algun problema para su salud emocional. mental o fisica. Dudo mas que algun estudio pueda demostrarlo. Quien quiera quedarse con los hijos en casa hasta los 3, los 4, los 5 o los 6 anyos que lo haga, pero no creo que sea una opcion mejor a otras. Hablo, claro esta, desde la percepcion que hay mas opciones que tener al ninyo en casa todo el dia o dejarlo en la guarderia 9 horas y verlo para meterlo en la cama solamente.

Anónimo dijo...

Actualmente estoy de baja maternal en el Reino Unido, durante un anio. Estoy completamente convencida de que lo mejor para mi hijo es estar conmigo al menos hasta los dos anios, y me duele el corazon saber que le voy a dejar con un anio en la guarderia. Pero no hay otra opcion, tantos anios de trabajo para llegar adonde estoy y ahora no lo puedo dejar, tambien tengo que trabajar para darle a mi hijo un buen hogar donde crecer, y eso cuesta dinero. Es muy dificil criar a un hijo hoy en dia, realmente hemos ido a peor con los anios, no me extrania que muchos adolescentes esten tan perdidos...Lo mas importante que un hijo necesita de un padre es TIEMPO, no juguetes, ni regalos. Y con el estilo de vida que llevamos, es algo de lo que no disponemos demasiado...Creo que el estado deberia de intervenir y mucho, al fin y al cabo los ninios de ahora son la sociedad de dentro de unos anios

Sus dijo...

Toda la razon del mundo... excepto por una apreciacion. En españa la baja maternal son 16 ridiculas semanas.
En mi caso pude unir la baja con la lactancia y con las vacaciones. Con 6 meses mi niña empezó a ir a la guarderia. Me gustó? NO, rotundamente, pero no me quedó otro remedio. No tengo el privilegio de pedirme un año de excedencia para estar con ella. No es que trabaje para idealizarme como persona, es que tengo que trabajar para vivir.
Mi niña está bien en la guarderia, o eso creo. Es feliz, se rie, aprende y está con mas niños
Creo que si los padres no pensaramos eso, seria muy duro el dia a dia.

Beemade dijo...

Yo, soy madre de una niña de 3 q no fue a la guardería.."tú que tienes esa suerte, que pudiste hacerlo"me dicen muchas y muchos. Traduzco suerte por, conciencia de todo lo que cuentas, apretarnos el cinturón y apañarnos de ahorros y trabajos temporales de uno de los dos de la pareja y ganas, ilusión, por criar a la cachorra. Mi pareja y yo, hicimos porque nos cuadrara..la suerte, ejemejem!

belen dijo...

Yo también soy una mamá de un peque de 3 años. Y no trabajo, por elección propia. Durante el primer año de vida de mi hijo decidí dejarle con los abuelos, reducirme la jornada al máximo en el trabajo, pero comprendí que eso no era suficiente, ni para él ni para mi. Así que lo abandoné, también nos apretamos el cinturón, ajustamos la economía familiar y aquí seguimos. Juntos, felices y sin complejos. A pesar de comentarios, opiniones de todo tipo que no siempre coinciden con nuestro modo de criar a nuestro hijo. Porque aún hay muchas personas que opinan que la educación alejada del hogar familiar a tan temprana edad es lo mejor, triste pero cierto. No es suerte que nos hayamos quedado con nuestros hijos, es elección, es renunciar a ciertas cosas, y sobre todo es menear la cocktelera de las prioridades y reorganizarla.

EVA dijo...

Que razon tienes! Estoy harta de escuchar comentarios del tipo, como no va a la guarderia no se va a espabilar nunca! o claro como va a la guarderia a aprendido a comer solo!
Sin embargo si que veo la diferencia entre tiempo de calidad y de no calidad que los padres ofrecen a sus hijos.

betty boop dijo...

Armandilio, el tiempo de calidad es estar con ellos con los cinco sentidos, jugando, riendo, cantando, hablando con ellos y un largo etc. Yo conozco a muchas, muchisimas madres que se jactan de pasar todo el día con los hijos pero no hacen más que lo básico; darles de comer, cambiarles el pañal y ponerles a dormir cuando toca, o peor aún, les ponene la tele desde por la mañana o les dejan con abuelas que a veces están demasiado cansadas o mayores, las pobres, como para atenderlos como se merecen, y esto, no es tiempo de calidad. A mi me encantaría pasar mucho más tiempo con mi bebé y me voy todos los días llorando al trabajo así que, por favor, dejad ya de hacernos sentir culpables por no estar en casa 24 horas. Aún así, me considero afortunada porque mi trabajo de profe me permite estar todas las vacaciones con mi niño, es lo que más disfruto del mundo!!!!!!!!!!! y su padre también. Obvio decir que hay otras muchas mamás que siempre se quejan en vacaciones de que tienen a los niños en casa y que están deseando que empiece el cole, entonces es siempre mejor la cantidad que la calidad?????
Gracias por darme la oprtunidad de expresarme, enhorabuena por el blog y un abrazo!

betty boop dijo...

Por favor, que nadie se sienta ofendido/a con mis palabras pero a veces hablamos de más sin saber las circunstancias personales de cada uno

PATRI dijo...

no puedo estar de acuerdo, es cierto que nadie mejor que un padre o una madre va a cuidar a su hijo, pero es que en la escuela infantil se educa al niño, sociabiliza con sus iguales, realizan con el niño talleres que le estimulan a nivel motor y cognitivo, se le da también afecto, se le enseñan normas que en ocasiones no establecen en casa, aprende rutinas, juegos y canciones... en definitiva, beneficia mucho al desarrollo del pequeño... y lo de que se pongan enfermos es normal, tenemos la costumbre de tener a los niños en una burbuja, enfermar les inmuniza y hace fuerte a su organismo, siempre que no sea nada grave, como por ejemplo un resfriado... un saludo

Anónimo dijo...

Para nada considero que "La guardería puede frenar el desarrollo de los bebés", sino todo lo contrario; el interactuar y formar parte de un grupo proporciona unas herramientas básicas para el desarrollo social, físico y emocional del niño; herramientas que sumadas al amor que reciba y perciba en su propia casa,aumentarán su autoestima e independencia. Personalmente la guardería en sí me parece una experiencia gratificante y enriquecedora para los niños.

Moisés Alvarez Groeiro dijo...

Un bebe, necesita:
2 Tetas
4 Brazos
Cualquier otra cosa, no la NECESITA el bebe, en todo caso, la QUIEREN sus padres.

Anónimo dijo...

No estoy muy de acuerdo porque cuando se deja un niño en la guardería es porque una quiere nadie le obliga mi opinión es todo lo contrario el niño se relaciona más aprende más y se hace poco a poco más independiente y si esta el niño en la guardería suele ser porque la madre eso no se lo puede dar sea las circunstancias que sea para eso están las guarderías . Estoy estudiando educación infantil y no lo cambiaría por ninguna otra profesión.

liliana hernandez dijo...

Me encanto este blog ,tanto que pase parte de la noche desvelada ,y quise opinar en esto de la guardería y digo que no leí en ningún momento,que meterlos en guardería es ser mal padre, mi opinión es si esta en nuestra posibilidad cuidar a nuestros hijos por lo menos hasta los 3 años.y ARMANDILLO te FELICITO DIOS BENDIGA SU HOGAR.

Anónimo dijo...

Acabo de descubrir este blog precisamente buscando informacion sobre guarderías y me encanta, ante todo felicitarte por este magnifico oasis de sentido común.
Llevo meses angustiada por la presion de mi entorno, me explico: estoy en el paro y mi marido lo ha estado durante casi un año, afortunadamente vuelve a trabajar. Ha coincidido con el nacimiento de nuestros dos hijos, que solo se llevan año y medio: el mayor tiene 2 años y medio y la pequeña un año. No los hemos llevado nunca a la guardería pero ahora que mi marido ha vuelto a trabajar, todo el mundo me advierte del peligro que supone no llevar a ninguno de los dos.
Yo fui a la guarderia y desde los 2 meses hasta entonces me cuidó una señora porque mi madre trabajaba. Siempre tuve claro que no iba a hacer esto con mis hijos porque gracias a la dedicacion laboral de mis padres me dieron una vida llena de comodidades pero siempre acompañada de un agujerito en el corazón; es lo que comentas mas arriba del tiempo de calidad. Mis padres me dedicaban larguísimas vacaciones, nos íbamos de viaje a sitios muy chulos pero yo siempre añoré el contacto del dia a dia. Yo siempre he tenido en mente trabajar de nuevo pero de momento no he encontrado nada y lo que me duele es que pensaba que hacía lo correcto aprovechando cada momento con mis hijos y parece ser que les estoy perjudicando. Me lo ha dicho hasta la pediatra.
Los argumentos que me dan para que, al menos, vaya el mayor a la guardería, son los siguientes:
-si no va, va a llorar muchísimo cuando vaya al cole
-no va a saber socializar
-se va a aburrir todo el invierno
-es un niño muy listo que podría estar aprendiendo muchas cosas
-cuanto mayor es más le va a costar separase de mi
-el año que viene lo va a pasar muy mal cuando vea que su hermana y yo nos quedamos en casa
-le van a pegar todos los niños.
Yo solo quiero lo mejor para mis hijos.
Me gustaría saber tu opinión. Muchas gracias.

Armandilio dijo...

¿Mi opinión? Que hagas lo que sientas y no lo que los demás quieran que hagas.

Mientras tomas la decisión quizás pueda ayudarte esta entrada que escribí hace un tiempo en Bebés y más: http://www.bebesymas.com/desarrollo/cuando-debe-empezar-la-socializacion-en-los-ninos

Un saludo!

Armando.

Anónimo dijo...

buenos días!! muchísimas gracias!! lo primero, por contestarme tan rápido y lo segundo, por ser tan claro.
tienes toda la razón del mundo: lo fundamental es hacer lo que uno siente y no lo que los demas quieren que hagas. y es cierto: yo no había pensado en llevarlos a la guardería hasta que me empezaron a romper la cabeza, tenía claro llevarlos si me sale un trabajo pero no mientras sigo en el paro.
la entrada que me facilitaste es perfecta para tener las cosas mas claras y estar aún mas tranquila.
no puedo estar mas de acuerdo, no digo que sea negativo ir a la guardería, pero es verdad que de un tiempo a esta parte, yo lo veo al menos en mi entorno, se considera obligatorio.
gracias de nuevo y felicidades una vez mas por tu blog. me parece muy útil e interesante!

Armandilio dijo...

Gracias. Ese enlace es una entrada que escribí en Bebés y más hace un tiempo, pero que enlazo mucho cuando me preguntan acerca de la guardería, porque en mi época, cuando mi hijo mayor tenía 2 años viví la misma presión del entorno.

Si quieres leer más de lo que escribo es allí, porque aquí no tengo casi tiempo... ;)

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.