22 nov. 2011

El origen del feminismo

Sensibilizado aún por el tema del machismo y el feminismo y aprovechando un comentario realizado en la anterior entrada, escribo lo siguiente:

Se abre el telón y aparecen dos hombres con traje. Uno de ellos está sentado contando dinero y haciendo cuentas. Es mucho el dinero que cuenta, pero al parecer necesita más, quiere más.

El otro hombre se pasea por la habitación de un lado a otro, acariciándose el mentón de tanto en cuanto, con la mirada fija en los pasos que está aún por andar en un infinito camino que se repite cada pocos segundos. De repente se detiene...

- Creo que ya lo tengo.
- ¿Lo tienes?
- Sí, necesitamos más hombres. Más hombres significará más producción, más producción más producto para vender y más producto equivaldrá a más ganancia.
- Lógico, pero ¿de dónde sacamos más hombres? No queda joven mayor de 14 años sin trabajar en toda la ciudad...
- Fácil, hagamos que trabajen sus mujeres.
- ¿Qué? Pero las mujeres tienen que estar en casa, cuidando de nuestros hijos y ¡de nuestra casa!
- Sí, pero si conseguimos más hombres, o sea, más mujeres, produciremos más y ganaremos mucho más dinero. Con ese dinero podrás contratar si quieres a una mujer para que haga lo que hace tu mujer.
- Cierto... sigue.
- Tenemos que hacer que las mujeres vengan a trabajar. Si conseguimos que todas las mujeres de los hombres que tenemos trabajando vengan, duplicaremos casi la plantilla de trabajadores.
- Brillante pero, ¿qué será de los niños? Una de las cosas positivas de ser mujer es que educan a nuestros hijos.
- Les haremos creer que eso es secundario, que lo importante en realidad es trabajar y conseguir dinero. Los niños son maleables, se adaptan a todo, sabrán crecer con una cuidadora o con las abuelas, o con quien sea, ¿qué importa?
- Uff, me empiezan a sudar las manos... me tiemblan los dedos imaginando la cantida de billetes que van a tener que contar. Sin embargo, aún me queda una duda, creo que importante: ¿cómo hacemos para que vengan a trabajar con nosotros? Ninguna querrá si se lo decimos nosotros.
- Lógico, por eso no seremos nosotros los que les digamos nada. Tiene que ser una mujer.
- ¿Una mujer?
- Claro, una mujer bien vestida, joven, guapa, que denoste poder, fuerza, independencia. Una que muestre que no depende de los hombres, una que sirva de modelo, a lo que las demás quieran aspirar, a ser libres.
- Pero eso hará que quieran dejar de ser madres... y a veces hasta a mí me gustaría poder estar más tiempo con mis hijos.
- Ya, pero ¿tú de qué lado estás? Contarás tanto dinero que podrás pasar más tiempo con tus hijos si quieres. No estamos hablando de ti ni de tus hijos, sino de los de los demás. Conseguiremos que las mujeres deseen ser como esta mujer, que nos supliquen un trabajo, que nos supliquen ganar dinero para ser como nosotros. Por contrapartida, debemos conseguir que la imagen de la mujer que está en casa dando amor a sus hijos, y recibiéndolo también, se deteriore. Que se sientan mal por hacerlo, que se crean inferiores, que se sientan esclavizadas para que necesiten huir. ¡Necesitamos más hombres! Y estos hombres serán mujeres.
- Ya lo veo, lo visualizo. Ohhh, me encanta como piensas. Eres malvado y maléfico.
- Lo sé. HahahaHahaha (risa siniestra).

Desconozco si el feminismo empezó así. De hecho, ni siquiera tengo ganas de saber dónde se originó ni cómo. Lo que sí sé es dónde ha acabado la mujer y, escribiendo la precuela del presente, muy probablemente podría ser este el origen del feminismo, porque muchas mujeres feministas han acabado siendo réplicas del hombre.

Por eso yo soy neofeminista, porque una mujer debe poder elegir qué hacer en su vida, si trabajar o no hacerlo, porque tiene que poder elegir si trabajar, como si fuera un hombre, siguiendo las reglas que los hombres crearon (por eso no existe la conciliación laboral y familiar) o si quedarse en casa con sus hijos, dando eso que tanto necesitan los bebés y niños: amor incondicional a todas horas y un modelo a seguir.

49 comentarios:

Anónimo dijo...

Ay... el feminismo no empezó así ni de lejos, y entiendo que tu entrada es medio en broma. Pero si que es cierto que, como en todo, mucha gente se ha querido aprovechar o lo ha entendido mal.

La base del feminismo (sin neos ni nada) es que la mujer tenga los mismos derechos que el hombre, y entre esos derechos está la libertad de hacer lo que le de la gana con su vida y con su cuerpo. Es una pena que nos pongamos a separarnos con términos técnicos cuando el feminismo podría abarcar tanto a la mujer que no quiere ni oír hablar de tener hijos y quiere centrarse en su carrera laboral como a la que quiere tener treinta chiquillos y criarlos en su casa.

Angua

Rebe dijo...

Pues me sumo a lo que dices. Por suerte yo pude escapar de esos dos hombres que pretenden reclutar mujeres, por suerte yo disfruto de mis hijas en mi casa. Tengo el mejor trabajo del mundo, El de MADRE.
www.disfrutandojuntos.blogspot.com

Armandilio dijo...

Claro que es broma Angua, pero ya digo, si el feminismo del que hacen gala muchas mujeres es el que critica a la mujer que decide parir, amamantar y criar ella a sus hijos, algo se ha perdido en el camino o más valdría acabar con él.

Al final, los más perjudicados, los de siempre, los niños.

Por suerte los padres cada vez somos más sensibles ante la paternidad y mira, supongo que lo que no pillan por un lado, lo pillarán por el otro.

malayerba dijo...

Generalmente estoy de acuerdo con tus entradas, pero me temo que hoy has patinado pero bien. El feminismo- el feminismo de verdad, no lo que Losantos entiende por feminismo- únicamente busca equiparar tus derechos y los míos. Yo adoro a mi hijo, lo crío yo, no ha ido a guarde ni lo ha cuidado la yaya, pero ME MUERO si mi único horizonte en la vida es éste. Necesito saber que puedo estudiar, trabajar en lo que me gusta y me he preparado para ello, y lo más importante, lo que obviáis casi siempre: que si mi vida con su padre es un infierno, puedo irme, puedo cambiarla y empezar de nuevo porque no dependo de nadie. Evidentemente hay que cambiar leyes para alargar las bajas hasta el año mínimo, hay que asegurarse que quien quiere puede estar en casa con sus hijos, pero si yo adoro mi trabajo y pasados el primer año es su padre quien quiere quedarse en casa, ¿por qué no? ¿Por qué ridiculizar o ponerse condescendiente con personas que no son felices dedicándose solamente a su casa y "sus labores"? De hecho tú mismo tienes una carrera profesional, tu blog, tu participación en otras webs...Imagina que alguien decidiera por ti que no, que no te corresponde, y entenderás lo que nosotras también queremos.

Mamareciente dijo...

Bueno,no coincido con tu planteamiento. Otra opción es que mujeres y hombres (padres en plural) trabajen y críen, compatibilicen. No estoy de acuerdo con lo de ganar dinero y demás. TAmbién hay gente que se desarrolla profesionalmente y eso le gusta.

Armandilio dijo...

Malayerba, pero cómo voy a patinar si estoy diciendo lo mismo que tú??

En mi último párrafo explico lo que yo defiendo y todo lo anterior es lo que yo critico, que viene de todas esas feministas que sólo aceptan a las mujeres que trabajan y rechazan a las que no lo hacen porque sirven a un poder machista.

Yo creo que mujer es la que no trabaja y mujer es la que trabaja, todas lo son y todas deberían ser reconocidas como tal y tratadas de manera ecuánime con respecto al hombre. Si he escrito esto del feminismo es precisamente porque, como he dicho en la entrada anterior, una feminista me ha llamado machista, a mí que defiendo la pluralidad de elección.

Mamareciente, digo lo mismo. Lo último que estoy diciendo es que una mujer lo hace bien si no trabaja y mal si lo hace. Lo que tiene que poder hacer cada mujer y cada familia es poder elegir, pero ya digo la feminista Betriz Gimeno dice que dar el pecho y cuidar de los hijos es un acto machista, y yo respondo con esta entrada y con la anterior. Feminismo es defender a la mujer, haga lo que haga, para que sea tratada igual que a los hombres y no esa defensa lamentable que divide a las mujeres abanderada por personas como la Gimeno.

Siento que se me haya malinterpretado, no habré sabido expresarlo bien...

MontseMu dijo...

Yo sí te he entendido. Yo elegí dejar de trabajar para cuidar a mis hijos (por suerte, me lo podía permitir, ésa es otra...).
Y unas cuantas de mis amigas, universitarias y muy apañadas, admiten que si económicamente se lo pudieran permitir, también lo harían (al menos mientras los hijos son pequeños). Al principio de dejar el trabajo, cuando me encontraba con ellas me sentía la "maruja", la "venida a menos", pero qué carajo, no tengo nada de lo que avergonzarme, estoy haciendo lo correcto - lo correcto en MI caso y en MI familia, cada cual que se las componga como pueda/quiera, de eso se trata, señoras!

malayerba dijo...

"...porque tiene que poder elegir si trabajar, como si fuera un hombre, siguiendo las reglas que los hombres crearon (por eso no existe la conciliación laboral y familiar) o si quedarse en casa con sus hijos, dando eso que tanto necesitan los bebés y niños: amor incondicional a todas horas y un modelo a seguir." No, no decimos lo mismo. Porque tú haces un juicio de valor: cuando dices "como si fuera un hombre"; yo diría "en las mismas condiciones que un hombre"; cuando tú dices "dando lo que tanto necesitan los bebés y niños" obvias que pasados los meses de lactancia exclusiva, ese amor incondicional y ese modelo TAMBIÉN lo puede dar el padre. Juzgas, igual que la Gimeno pero al revés, a quien no quiere o no puede "quedarse en casa a dar amor incondicional" Ésa es la diferencia: yo no me atrevo a juzgarlo. Y la Gimeno, by the way, es gilipollas, pero os ha provocado y habéis caído en su juego. Cuántas visitas nuevas a su blog.

Anónimo dijo...

Creo que el que la mujer sea igual que el hombre y tenga los mismos derechos (y deberes) no es feminismo, es igualdad, ni más ni menos.

Feminismo, al igual que machismo, es poner a la mujer por encima del hombre, cosa que es discriminación (como el machismo).

Javi

malayerba dijo...

No, Javi, el feminismo es la lucha por la igualdad de derechos. Lo que tú dices se llama hembrismo, que equivale al machismo: pretender que un sexo es superior al otro y por ello más merecedor de derechos.

Armandilio dijo...

Entiendo lo que parece malayerba, pero no es lo que parece (qué mal suena esta frase).

Parto de la base de que el sistema actual capitalista es creado por hombres. Esto hace que al crearse nadie pensara en mujeres ni en niños, y esto hace que sea patética la conciliación laboral y familiar tanto para las mujeres como para los hombres, que antaño les daba igual cuándo volver a casa.

Las mujeres tenían que luchar por un lugar en el mundo y además de luchar por ese lugar tenía que haber luchado, junto con los hombres que quisieran el cambio, para que el sistema cambiara con la llegada de la mujer al trabajo, que los horarios cambiaran, que trabajaran, por ejemplo, hasta las 16:00 de la tarde para poder luego estar por los hijos, ellas y los padres.

En vez de luchar por esto se convirtieron en cuasi hombres... aceptando las reglas del juego de los hombres y dejando atrás cosas positivas de ser madres, como poder criar a tus hijos.

Los hombres, pues hacemos lo que podemos con el tiempo que tenemos en este mundo que crearon también los hombres.

Yo juzgo a la Gimeno y cía, esas que han caído en la trampa de alabar un trabajo que no permite conciliar nada, esas que vuelven al trabajo 10 días después de parir olvidando cosas tan importantes como una baja de maternidad más larga (y de paternidad, si pudiera ser, pero en mi opinión, para que me alarguen 3 meses a mí, pues que se los den a la madre, que suele tener mejor relación con los bebés los primeros meses y prefiero que mi hijo esté 7 meses con su madre que no 4 con papá y mamá).

El amor incondicional claro que lo puede dar el padre, faltaría más... de hecho, más le vale darlo desde el primer día, tanto al bebé como a la madre (al menos yo lo siento así).

Y a quien no quiere o no puede quedarse en casa yo nunca les juzgaré, a menos que me vengan a decir que la que se queda en casa es menos mujer, mantenida, machista o aprovechada.

Muchas mujeres que trabajan suelen decir "ya me gustaría a mí poder" o "sé que para mis hijos es mejor, pero yo también necesito trabajar" y oye, esto es imposible de juzgar porque es lógico y lícito.

Ahora, si alguien me dice "yo trabajo porque quiero tener lo mismo que los hombres y no ser como las que se quedan en casa, que responden al neomachismo que promueve la LM y el colecho", pues juzgo, porque no estoy de acuerdo.

Armandilio dijo...

Añado, por si sirve un poco más como aclaración: las mujeres tenían que haber luchado para coger lo bueno de los hombres y los hombres tenían que haber luchado para coger lo bueno que tenía ser mujer (estar con los hijos).

En vez de eso lo que pasó es que los hombres seguimos con lo mismo y las mujeres llegaron a ser como los hombres (con todo lo bueno y todo lo malo que ello conlleva, perdiendo las mujeres lo bueno que tenía el estar en casa).

Y de esto se vanaglorian las feministas como la personaja esta...

misteriosa dijo...

Es que a mí me pone nerviosa cuando algunos hombres decís que a las mujeres nos han engañado con la "liberación femenina" porque ahora vamos de bólido. ¡Y tanto que nos han engañado! ¿Pero por qué lo único que queréis que abandonemos es el trabajo remunerado que nos concede ciertos derechos, como a una pensión de jubilación? ¿Por qué nadie dice: "que las mujeres no pongan ni una lavadora ni hagan una cama en su casa"? Te aseguro que nos sentiríamos de lo más "liberadas" si dejáramos de hacer todo eso, y nos limitáramos a nuestro trabajo remunerado y nuestros hijos. Y como he dicho antes, me mosquea más si lo dice un hombre que si es una mujer. Porque habitualmente, ese hombre que dice que yo tengo que librarme del capitalismo, tiene un trabajo remunerado, cobra una nómina y se la ingresan en un banco (símbolos por antonomasia del capitalismo). Si tan horrible le parece, ¿por qué no quiere librarse él? Yo soy feminista, y por tanto quiero que hombres y mujeres, tú y yo, tengamos los mismos derechos y obligaciones; así que, si hay que mandar el capitalismo a paseo, quiero que lo hagamos todos juntos, no acepto que tú te "sacrifiques" para que yo disfrute de estar en casa. Esto es como la escena de Titanic: "Si tú saltas, yo salto". Porque para mí eso es la igualdad. Cuando decís: las mujeres deben poder decidir y ser igualmente valoradas tanto si trabajan como si se quedan en casa, yo sólo echo en falta 3 palabritas en esa frase: las mujeres (Y LOS HOMBRES) deben poder decidir y ser igualmente valorad@s tanto si trabajan como si se quedan en casa. Y si ni mi pareja ni yo queremos trabajar, alomejor la solución más justa es que los 2 nos jorobemos y trabajemos cada uno 6 horas, en lugar de él 12 y yo ninguna. Un saludo.

Armandilio dijo...

Bueno, en mi casa mi mujer no trabaja y las lavadoras las pongo yo... plancho yo, y unas cuantas cosas más.

Claro que las parejas pueden elegir, pero por norma general, dado que la que tiene tetas es la madre (dicho por mi mujer: "tú no te quedas en casa que la que tiene tetas soy yo"), y dado que los bebés suelen preferir estar con la madre los primeros meses, que es la que lo ha parido, se suele decir madre, en vez de madre y padre.

Pero es lógico que cada familia busque hacerlo como prefiera, pudiendo trabajar, como dices mitad y mitad o como cada familia prefiera. Yo lo doy por hecho. De hecho hay familias en las que la que trabaja es la mujer y el padre se queda en casa, y me parece algo normal porque realidades hay tantas como familias.

Nat dijo...

Lo de trabajar fuera de casa es una conquista de las mujeres ricas, no nos engañemos, las pobres lo hemos hecho siempre. Mis bisabuelas, mis abuelas, mis tias y mi madre trabajaron fuera de casa y dentro de ella, pero eran analfabetas y alguna de ellas maltratadas y abusadas por hombres, no estaban liberadas precisamente. La liberación de la mujer es poder elegir que hacer con tu vida, tener el acceso a la información suficiente para poder elegir libremente, y que tu compañero sea verdaderamente eso, no tu amo.

Como en todas las cosas, la clave está en respetar las opciones personales de cada uno.

malayerba dijo...

Palabra por palabra, de acuerdo con Misteriosa. Nunca habéis dejado de considerarnos ni que sea levemente por debajo, "nos han engañado", decís, pobres de nosotras, que necesitamos permanentemente de un guía y de un consejero que vele por nosotras... Y tal vez, la Gimeno y otras no hayan caído en ninguna trampa, tal vez no quieran ser madres tradicionales y son muy libres de elegir. No hay tal trampa: no somos tontas.

Anónimo dijo...

"Las mujeres tenían que luchar por un lugar en el mundo y además de luchar por ese lugar tenía que haber luchado, junto con los hombres que quisieran el cambio, para que el sistema cambiara con la llegada de la mujer al trabajo, que los horarios cambiaran, que trabajaran, por ejemplo, hasta las 16:00 de la tarde para poder luego estar por los hijos, ellas y los padres.
En vez de luchar por esto se convirtieron en cuasi hombres... aceptando las reglas del juego de los hombres y dejando atrás cosas positivas de ser madres, como poder criar a tus hijos."

En esto que dices estoy en parte de acuerdo. Es cierto que así fue en su momento, esa es la realidad. No obstante, es prácticamente imposible que el cambio se hubiera dado de otra manera. Si te fijas en los movimientos y en los grandes cambios sociales, pocas cosas se han dado a medias tintas. Prácticamente todos los avances gordos se han conseguido situándose en una situación extrema, con revueltas e incluso sangre de por medio.
En su momento era necesaria esa revolución, la lucha radical de esas mujeres para poderse equiparar en condiciones y derechos laborales en las sociedades de entonces, con la mentalidad de entonces. De otro modo, poniendo condiciones no hubieran conseguido nada. En muchos casos bastante tenían ya con reclamar unas mínimas condiciones de salubridad e higiene en los puestos de trabajo. Gracias a estos movimientos y a esas mujeres cuasi-hombre se ha conseguido que las mujeres hoy día tengamos una formación profesional o estudios superiores equiparables a los de los hombres. Hoy en día el camino de la formación para la mujer está garantizado, además de otros derechos sociales evidentes.
Sin embargo, en la sociedad de hoy y con la mentalidad de hoy sabemos que en el terreno laboral ese feminismo está "pasado", que la mayoría de las mujeres hoy día no quieren ser cuasi hombres. ¿Y entonces qué hacemos? ¿Volvemos a casa al 100% mientras el hombre trabaja 10 horas fuera sin tener apenas contacto con la familia? Es que la situación se ha polarizado tanto que hoy día es tal que o te quedas en casa hasta que los niños sean grandes o no te queda otra que institucionalizar a tu bebé con pocos meses.
Para mí, lo ideal sería que las mujeres no tuviéramos que elegir entre estos dos extremos. Pero por desgracia aún nos falta ese término medio con que se lograría la verdadera conciliación (no la conciliación de crear más guarderías para que la madre pueda trabajar tranquila, sino que ambos, padre y madre, puedan dedicarse a la familia sin depender de cuidadores externos y sin perder oportunidades laborales). Pero para conseguir ese término medio el papel del hombre es imprescindible.
Por eso creo que ya no se trata de hablar de feminismo, neofeminismo, etc ., sino que ahora le corresponde a los hombres, o en el mejor de los casos a ambos, asumir las reivindicaciones que afectan a la conciliación. Su papel sería reclamar bajas paternales similares a las maternales y no los 15 días ridículos que existen en España. Promover y solicitar las reducciones o las medias jornadas (para ambos), el teletrabajo, la flexibilidad de horarios… para que la madre no tenga que quedarse en casa al 100% (por obligación) hasta que los niños sean grandes perdiendo oportunidades laborales, y ellos puedan participar de la familia y los hijos en iguales condiciones. Y por supuesto porque los niños tienen derecho a disfrutar de ambos padres.

Anónimo dijo...

(Sigo)
Antes era necesario sacar a las mujeres y ahora que las mujeres ya están fuera es necesario que entren los hombres.
Pero a decir verdad, veo muuy pocos hombres que se planteen ni siquiera estos temas. Muchos (y muchas) piensan que aún nos corresponde a nosotras la lucha por los derechos familiares y yo creo que es hora de ceder la antorcha. Que ahora les toca a ellos, tanto por el bien de los niños para que no tengan que estar en manos ajenas, como por el bien de nosotras, para que podamos disfrutar de las oportunidades laborales acorde a nuestra formación, que en este momento y en España, por suerte, está equiparada.
En resumen, lo que misteriosa ha dicho en tres palabras "Y los hombres".

Armandilio dijo...

Completamente de acuerdo, la lucha debe seguir por ahí, buscando la conciliación de padres y madres...

El problema es cuando una feminista como Beatriz Gimeno, que luego encima se queja de que la llamen feminazi, marca su lucha no contra el sistema sino contra toda persona hombre o mujer que decida cuidar a sus hijos, dormir con ellos o darles el pecho.

Con respecto a la baja paternal, repito. Por mí que me den lo mismo que a la mujer, por supuesto, pero si puedo elegir entre eso o que amplíen la de la mujer, voto por lo segundo (sabiendo que cada pareja puede decidir si la disfruta la madre o el padre). Prefiero que el bebé esté en manos conocidas más tiempo a que a los 4 meses se quede solo igualmente.

malayerba dijo...

Pareces no entender que llamar feminazi a alguien te convierte A TI en alguien incapaz de disentir sin insultar. A muy poca gente le convence el discurso de Gimeno & Cia, pero es que tienen todo el derecho del mundo a defenderlo. ¿Qué te parece Newt Gingrich cuando dice que en los barrios pobres habría que abolir la prohibición del trabajo infantil, por ejemplo? ¿Crees que "ha caído en la trampa del capitalismo", o por el contrario que es un ultraliberal y ése es su discurso?Este señor, como la Gimeno, como todo quisqui, puede decir lo que le parezca oportuno, y ya están los cauces legales para poner los límites que haya que poner. El nazi, en este caso, es quien no cree que quienes piensan como él/ella deban tener ocasión de expresarse.
Mientras, la equiparación de derechos se aleja.

Armandilio dijo...

Yo no he dicho que sea feminazi, he dicho que hay quien le llama así, porque en su propio partido le han llamado así, y ella se extraña.

Digo que no me extraña, porque tiene un horizonte muy limitado... esta señora se ha cerrado en su feminismo, en el que ella ha creado como el bueno, obviando el feminismo que defiende la capacidad de elegir de cada madre.

También yo me estaba expresando cuando dije que la cuna colecho me parecía un buen invento y la muchacha casi monta en cólera...

Anónimo dijo...

Pues yo estoy del todo de acuerdo con Armando.
La maternidad me pilló por sorpresa. Hasta entonces, yo siempre había sido ambiciosa: tengo dos licenciaturas, preparo una dura oposición y todo me auguraba (con mucho esfuerzo, como digo) un futuro prometedor. Entonces me quedé embarazada. Nunca había pensado en tener hijos, ni me planteaba un modelo de crianza ni había oído hablar del colecho. Ni siquiera me apetecía dar teta, porque me parecía hasta un poco soez.
Y luego llegó Alex. Y dar el pecho resultó una experiencia maravillosa, y nos dimos cuenta de que era más cómodo (y dormíamos más) si estaba en nuestra cama, y su medio de transporte es el bracito de papá o de mamá (las abuelas siguen insistiendo en que se malacostumbra)... La inundo a besos cuando siempre que puedo, me deshago cuando ríe a carcajadas y, cuando me tengo que ir a estudiar, a labrarme un futuro para poder"darle el pan" a mi hija, se me rompe un pedacito de corazón. Uno cada día. Y dicen que te acostumbras, pero... esto sí que es "malacostumbrarse". Y lo demás tonterías.

celia

Virgini@ dijo...

Me elegro tanto de escuchar palabras tan certeras...
Encantada y enhorabuena por tu mágnifico blog.
Un saludo :D

Kiko Valle dijo...

Armandilio. Completamente de acuerdo contigo. De hecho, acabo de publicar una entrada en mi blog (www.tupapatemima.com) sobre estas cuestiones que, con otras palabras, viene a decir casi lo mismo.

Feminismo, Neofeminismo, Machismo... lo que queráis, pero la mujer debe optar por conciliar trabajo y vida familiar si quiere y si no, pues a seguir con su carrera profesional o a no hacer nada si le apetece, pero ya como opinión personal, pienso que "lo mejor" para el niño (que no pide venir al mundo sino que viene por deseo de un hombre y una mujer" y por lo tanto sus NECESIDADES deben prevalecer antes las de sus progenitores) es ser cuidado en sus primeros años de vida por su madre siguiendo el "continuum" del útero materno. Me pongo en el lugar del niño y no de la mujer o el hombre que lo han creado. Lo que sea mejor para la madre o el padre, creo que podría ser incluso secundario. Creo que esta es la postura correcta y no por ello soy irrespetuoso con las demás, por más que parezca radical mi discurso. Soy sólo directo. Y sí, Gimeno, es un poco... bueno, no le demos más publicidad, que mancha.

Saludos

Anónimo dijo...

Buf, completamente de acuerdo con misteriosa y algun comentario mas. El problema de los hombres es que cuanto son "feministas" hablan de lo que nosotras deberiamos hacer (y en eso incluyo tu post), en vez de hablar de lo que ellos deberian hacer para llegar a la igualdad, que viene a ser lo que deberiamos hacer todos juntos. Repitiendo lo que alguien ha dicho, nosotras no tenemos que dejar el mundo laboral, son los hombres los que deben entrar en el hogar, no solo poner lavadoras, tambien cogerse sus bajas para cuidar de sus hijos cuando su madre se va a trabajar! Todos tenemos los mismos derechos y deberes!

Armandillo, quieres que amplien la baja a tu mujer? Y cogerias tu algo de esa baja, la repartiriais o solo para ella? Porque todos los niños dejan la teta alguna vez, asi que alguna vez podria tocarle a un hombre cuidar a sus hijos, no?

Armandilio dijo...

Hola, persona anónima. Yo ya sé qué tengo que hacer para que haya igualdad, que es respetar las decisiones de las mujeres que quieren trabajar y respetar las de las que no quieren hacerlo.

Sobre la baja de mi mujer, ella no trabaja, así que poca baja se iba a coger.
De todas maneras, si trabajara, me gustaría que la ampliaran, sin más, y luego que la disfrute quien quiera, padre o madre, porque yo quiero que la amplíen por el bien de los niños, no para que la mujer o el hombre trabajen más o menos.

Anónimo dijo...

Hola,

Soy la misma anonima, que me he animado a ultima hora jaja.

"Yo ya sé qué tengo que hacer para que haya igualdad, que es respetar las decisiones de las mujeres que quieren trabajar y respetar las de las que no quieren hacerlo." Pues ahi es donde no estamos de acuerdo, deberias (igual que todos) luchar por los derechos de los padres, hombres y mujeres, a estar con sus hijos si quieren, a trabajar si quieren, a no trabajar, a compatibilizarlo todo como elijan en pareja (que creo que me repito, porque alguien te dijo ya eso de "y los hombres").

El problema es que ahora mismo, o la mujer se queda en casa, o en muchos casos nadie va a hacerlo por ella, si ella trabaja (respetando su baja y algo mas si puede, que es lo que solemos hacer), nadie va a decir "tranquila cariño, que ya me cojo yo la jornada reducida y me encargo del niño ahora que no toma pecho", es mas, algunos no solo no se encargaran del niño, sino que ni siquiera se encargan de su parte de lavadoras, y ahi surge la superwoman que leia el otro dia en otro blog, la mujer que hace dentro y fuera y su marido solo fuera... eso no es igualdad, eso es una mierda, y cambiarlo no es decir "respetemos a las que se quedan en casa y no trabajan fuera", sino afirmar que un hombre que no se reparte las tareas con su mujer no es un hombre (y repartilas puede ser como la pareja elija, si es que el trabaje y ella no, es un reparto mientras sea de mutuo acuerdo).

Y evidentemente no es esto ofensivo para tu post, porque tu ya has aclarado que si os pusisteis de acuerdo, pero nadie se acuerda de todas las mujeres que no acordaron nada, que solo les cayo un marido asi en gracia, y con suerte y esfuerzo logran que sepa poner una lavadora o recoger a su hijo del cole un dia que esta aburrido. O directamente se quedan en casa, porque es mejor para sus hijos, pueden permitirselo y no necesitan ser una superwoman, que suerte tienen... (no hablo de las que quieren quedarse en casa, esas pueden tener un marido que hace en casa, pero ellas lo prefieren asi y estan en su derecho).

Son las mujeres las que deben cambiar? O son sus maridos los que deben cambiar? Muchas no quieren renunciar a su trabajo, quieren renunciar a su doble jornada, y la unica manera es que sus maridos acepten la parte de responsabilidad que les toca, eso si seria igualdad. Parece como si el trabajo fuera de casa nos hubiese igualado a vosotros, pero eso es una falacia, una mentira en muchisimos casos, porque dentro de casa no siempre somos iguales.

Es esta la igualdad que muchos, y lamentablemente a veces tambien muchas, olvidan cuando escriben sobre la conciliacion. Deben mejorar las bajas por maternidad, sin duda 4 meses es ridiculo, pero ademas hay que ayudar a conciliar desde casa, repartiendose el trabajo entre el padre y la madre, para que ambos puede llegar a lo que quieran en sus vidas familiares y profesionales. Muchas mujeres no tienen eleccion, ojala las mirasen mal a ellas(como a las que se quedan en casa), pero no, todavia se aplaude a la superwoman, en vez de despreciar al marido caradura.

Que cambien los hombres, que buena falta nos hace a las mujeres!

Enrique dijo...

Yo con quien estoy de acuerdo es con Misteriosa.

La libertad para elegir deben tenerla tanto el varón como la mujer, que por algo un/a niño/a sale a partir de un óvulo y un espermatozoide. Las mujeres no son diosas que generan bebés de la nada.

Es cierto que el sistema capitalista está oprimiendo a los/as trabajadores/as, y que las mujeres no tienen facilidades para estar con las criaturas... Pero tampoco los hombres. No hay una baja por paternidad prolongada, ni siquiera una sociedad que se digne a decir que los varones y las mujeres tienen los mismos derechos y obligaciones tanto para sus hijos/as, como para otras tareas.

Justamente lo que tú dices, bajo mi punto de vista, es lo que promueve con más fuerza el capitalismo, porque la mujer a casa con los/as niños/as, sí, muy bien, me alegro... pero... ¡ah, claro! como el hombre no dispone de baja, y para cuando puede disponer de ella se considera que no debe cogerla... pues nada, las empresas a explotarnos aún más, amenazándonos con despedirnos o bajarnos el sueldo si se atreven a coger una baja "que no les pertenece".

Saludos.

Yaneth dijo...

Que duro suena visto así y lo peor es que es bastante creíble que las cosas hayan comenzado de esa manera. Me gusta mucho cómo escribes así que, con tu permiso, me quedaré por tu blog ;). Un saludo!
Yaneth

http://yanethpoints.blogspot.com/

Angela dijo...

Me gustan estas entradas. No digo sea porque esté de acuerdo ni porque no lo esté. Es que veo que hay mucha confusión. La gente opina y no sabe ni por qué opina así. De esta forma, al menos se le dedica un poco de tiempo a reflexionar sobre el asunto.
Y ahora mi opinión. Cuando ya has tenido hijos y has tenido que lidiar con la disyuntiva de sigo trabajando me quedo en casa, pido una reducción de jornada, me cojo la baja de maternidad, cómo reaccionan en la empresa, cómo reacciono yo... y dejas que pase el tiempo y con distancia miras hacia atrás... entonces, has empezado a conocerte. Aunque durante el embarazo, el parto, postparto y lo que vino después hayas actuado de una manera, con el tiempo es cuando verdaderamente dices esto estuvo bien y esto estuvo mal. Y las lecciones aprendidas las empleas para el futuro. Creo que mientras no has pasado por la experiencia o mientras la estás viviendo por primera vez se actúa como se piensa que será mejor y, a veces, movido por opiniones que no son ni siquiera propias.
Tengo una hija y hoy en día no me paro a pensar en lo que se considera machismo o feminismo. Mis circunstancias y las de mi familia son únicas (como las de cada familia). Solo busco que podamos ser felices y sentidos satisfechos con lo que hacemos pero asumiendo las responsabilidades que conlleva la maternidad y paternidad. Para el caso en concreto de si la madre trabaja o no: dado el desarrollo físico y emocional de los recién nacidos durante el primer año necesitan tener a la madre con ellos todos el tiempo. Pues me quedo en casa y cumplo y disfruto de mi papel de madre. Pero resulta que como madre también necesitaba apoyo físico y emocional de mi marido. Pues se pide una reducción de jornada y cumple y disfruta de su papel de padre/marido. Si no estamos contentos con esta situación es cuando se empieza a decir que si es machismo que si es feminismo, cuando lo que pasa es que no sabemos adaptarnos al nuevo rol o no comprendemos las necesidades de nuestra pareja. Es cierto que no todos podemos quedarnos en casa ni pedir reducciones de jornada. Lo malo, es cuando pudiendo hacerlo no lo hacemos porque priorizamos otras cosas materiales. Yo prescindo de muchas cosas porque no tengo dinero para ellas pero valoro tanto todo el tiempo que estamos juntos y me hace tan feliz que no echo nada en falta.

etiKeta dijo...

y los hombres? no pueden elegir? si quieren quedarse en casa con sus hijos?

Sarah dijo...

No creo que empezara así el feminismo. Lo que siento es que acabe así. Flaco favor hacéis los neofeministas a las mujeres sugiriendo que nuestro lugar está en casa con la pata quebrada, porque ¿quien mejor que la madre para criar a su bebé, sin interferencias del mundo exterior? No es una pregunta retórica, la respuesta es "depende". Según las circunstancias, la anterior puede ser una opción genial (por cierto, la que seguí yo misma cuando nació mi primer hijo hasta que tuvo 8 meses, no penséis que soy una "feminista" comeniños). Pero ¿y las autónomas? ¿y las mujeres con negocio propio? ¿y Soraya Saenz de Santamaría? ¿Todo por lo que has luchado hasta ahora se debe acabar porque como mujer es tu obligación quedarte en casita con tu bebé hasta que se eche novi@? ¿Seguro que lo mejor para tu hijo es que renuncies a lo que pudo ser importante para ti, tu peluquería, tu tienda, tu carrera de abogada?
Solo faltaría que cualquiera se atreviese a decidir qué debe hacer una mujer cuando tiene un hijo. Hay hombres perfectamente capacitados y deseosos de cuidar a sus hijos. Por desgracia con el paro que hay, más de uno se está ocupando de sus hijos mientras la "feminista" de la madre trabaja (por desgracia por no ser una opción libremente elegida).
Lo peor de todo es que nos atrevemos a criticar y torcer el morro ante una mujer que coge la mínima baja por maternidad, cuando, no nos engañemos, muchas veces no es una opción escogida libremente, por que hay hipotecas que pagar, bocas que alimentar, o negocios que sacar adelante.
¿Es lo que le dirías a una hija tuya? "Tú a criar y amamantar a tus hijos, de trabajar y ganar dinero, ya nos ocupamos los hombres".

Armandilio dijo...

No, yo le diría que hiciera lo que quisiera, pero que tratara de que a su hijo no le faltara amor, materno ni paterno.

sarah dijo...

No tiene porqué faltarle amor a un niño solo porque su madre quiera realizarse laboralmente o simplemente porque le haga falta el dinero. Cada una debemos decidir lo que más conviene a nuestras circunstancias y a nuestros hijos. Sí, he dicho "cada una" y no cada uno porque cuando un niño tiene cualquier problema físico o psicológico, la culpa siempre es de la madre por lo que ha hecho o por lo que ha dejado de hacer. La mujer debe hasta procurar que no le falte amor de su padre, fíjate tú. Ya puede su padre ser el Sacamantecas que la culpa de que sus hijos sean unos desgraciados va a ser de su madre que no le dio de mamar o que le dio demasiado tiempo de mamar, que pasó demasiado tiempo trabajando fuera de casa, que le dio de comer después de medianoche...
El trabajo remunerado de las mujeres no solo sirve para enriquecer a los malvados empresarios capitalistas. A mi me permite ganar mi propio dinero. ¿para qué lo quiero? pues para lo mismo que lo quieres tú. Si criticamos el trabajo remunerado femenino porque favorece el capitalismo, también critiquemos todos los progresos científicos y los nuevos usos sociales de los que se benefician la economía capitalista, desde la penicilina hasta la despenalización de la homosexualidad.

Armandilio dijo...

Mujer, no te lo tomes todo tan literal. No tengo hijas, así que nunca les podré decir nada de eso...

Entonces, a mis hijos, les diré que no les falte amor de su padre ni de su madre.

Sobre el trabajo, que la que quiera trabajar trabaje y que la que no quiera no trabaje. Que el que quiera trabajar lo haga y que el que no quiera no lo haga, pero por Dios, si una madre quiere quedarse con su hijo, que pueda hacerlo sin que nadie le diga que ha dado un paso atrás en la liberación de la mujer.

Anónimo dijo...

Cómo se puede decir eso y q alguien te aplauda??

Armandilio dijo...

Pues igual que alguien anónimo puede opinar sin argumentar nada...

Anónimo dijo...

Perdón por no identificarme, pero no lo considero relevante para hablar detrás de un ordenador (donde cada uno es como quiere ser gracias a ese mismo anonimato), soy alquien q ha leído y punto.
Te cito:
"Lo que sí sé es dónde ha acabado la mujer y, escribiendo la precuela del presente, muy probablemente podría ser este el origen del feminismo, porque muchas mujeres feministas han acabado siendo réplicas del hombre"
Me considero una mujer feminista, y como tal busca la igualdad de oportunidades y derechos de hombres y mujeres y no veo nada de malo en ello, las personas q lo ven mal son las q tienen un problema y no yo. No soy una réplica de un hombre, soy una mujer q tienes los mismos derechos q tú y q cualquiera y como mujer me ofende q alguien diga algo así y q la gente lo aplauda por decirlo.
No tengo por costumbre entrar en debates de este tipo y con el anterior comentario simplemente qría mostrar mi rechazo contra lo escrito y q necesites una explicación para mi comentario dice poco en tu favor.

Armandilio dijo...

No mujer, si como se dice habitualmente, puedes decir lo que te de la gana.

Es como si yo ahora te digo: y después de explicarlo, te quedas tan contenta y esperas que alguien te aplauda?

Pues probablemente me dirás "¿A qué te refieres?"

Y yo te diré: es tu opinión, tú crees que lo que he dicho es una barbaridad y hay personas que creen que no lo es. Es mejor tu opinión que la mía o la de las personas que están de acuerdo conmigo? Pues no veo por qué va a ser mejor la tuya.

Tú lo ves desde tu prisma. Te gusta poder hacer lo mismo que hacen los hombres y a eso lo llamas igualdad, pues muy bien. Para mí igualdad es permitir que las mujeres y los hombres puedan elegir lo que quieren hacer, tener los mismos derechos, por supuesto, pero poder decidir libremente una mujer y un hombre si quieren trabajar, si prefieren coger una baja maternal o una excedencia siendo todo ello normal.

Me encuentro con muchas feministas que luchan para poder trabajar las mismas horas que los hombres y en los mismos puestos cobrando lo mismo: lo aplaudo, es lógico, de cajón, que esto tendría que ser así.
Pero las mismas que luchan por ello critican que haya gente que luche por una baja maternal de 6 meses, por pasar más tiempo con los niños, por la "moda" de dar el pecho a sus hijos, y esto me parece fatal, porque dan la espalda a la elección, dan la espalda a algo que forma parte de la mujer: el ser madre.
Por eso, si eso es el feminismo, pues yo digo que a mí no me gusta el feminismo actual.

A mí me parece que han engañado a las mujeres, pero es mi opinión. El que quiera que me aplauda y el que quiera que me critique.

PS: Yo también me siento engañado, 3 días por mi primer hijo y 15 para mi segundo. Menuda birria de baja paternal. Quiero igualdad y poder estar también 16 semanas con mi hijo.

Anónimo dijo...

Sigo pensando q tu visión del feminismo es más machista q feminista.
Poder elegir en un sentido u otro sin ser criticada por ello, es lo q debería ser y no lo q es.
A mi también me gustaría q los padres pudieran pasar más tiempo con sus hijos pero por favor, seamos justos, ni de coña os mereceis lo mismo en ese sentido q la madre, el día q podais gestar, parir, amamantar, sufrir revoluciones hormonales q causan depresiones, etc, etc, etc. ese día yo seré la primera q diga q mereceis lo mismo. Eso sí, espero q si algún día llega ese día os permitan decidir q qreis hacer.
No necesito aplausos, pero me hubiera gustado q mi comentario sirviera para q rectificases la entrada.

Armandilio dijo...

¿Aplausos? ¿Cambiar la entrada?
Para eso tendría que cambiar de opinión y hace falta mucho, pero mucho, mucho más que 3 párrafos para cambiar la opinión de una persona... vamos, que no lo has conseguido ni un ápice.

Cito tu primer comentario: "Me considero una mujer feminista, y como tal busca la igualdad de oportunidades y derechos de hombres y mujeres y no veo nada de malo en ello, las personas q lo ven mal son las q tienen un problema y no yo".

Entonces yo miento, porque en mi último comentario mentí, y te dije que yo también quería igualdad de oportunidades y derechos, con la misma baja y condiciones que las mujeres... entonces me contestas que no, que igualdad solo para conseguir lo mismo que tenemos los hombres, pero no si los hombres queremos lo mismo que las mujeres.

Y digo que mentí, porque yo no lucharía nunca por tener la misma baja que una mujer, sino por conseguir que las mujeres pudieran tener bajas el doble de largas si hace falta. Y pienso esto porque considero que no debemos luchar por la igualdad por no somos iguales. Solo debe respetarse la diferencia y permitir que las mujeres puedan ser mujeres si quieren, sin engañarlas para que sean como los hombres y que hagan de hombres si quieren, dejando el cuidado de los niños en manos de terceras personas, porque trabajando todos en casa, poco tiempo de madre y padre queda como para cuidar de los hijos (aunque yo lo busco de entre las piedras, para estar con mis hijos, aún cuando mi mujer no trabaja).

Soy machista?

En fin...

Anónimo dijo...

¿las mujeres que delegan el cuidado de los hijos en terceras personas son hombres?
Un padre viudo o separado con la custodia de sus hijos, ¿es una mujer?
No voy a hacer que cambies de opinión, demasiado trabajo. Pero para que tengas otra visión de lo que queremos algunas mujeres podrías ver la película "Ellas dan el golpe" no va de maternidad ni tampoco de feminismo, pero uno de los aspectos interesantes de la película son las diferentes vivencias de las mujeres protagonistas en su aventura como jugadores de Baseball (mundo típicamente masculino) y también la visión de los demás de la historia explicada en la película y del final de sus aventura como deportistas de cada una de las protagonistas. No es gran cine, pero refleja una realidad femenina poco vista en el cine.

Enrique dijo...

Armandillo:

Es cierto que los varones y las mujeres no somos iguales. Pero tampoco somos iguales entre todos los hombres ni son iguales entre todas las mujeres. Es decir, cada cual es como es.

Tu idea es sumamente esistencialista. El hecho de que una persona sea mujer no la convierte en mejor cuidadora de niños/as; y el hecho de que uan persona sea varón, no le convierte en un peor dotado para cuidar niños/as.

Conozco a muchos hombres que cuidan mejor de sus hijos/as que muchas mujeres; y conozco a muchas mujeres que para nada desean ser madres.

Sin embargo, por lo que dices, entiendo que para ti, ser mujer significa ser madre. Entonces, una mujer infértil o que no quiere ser madre... ¿qué es? ¿Un digimon?

Y, como dice la anónima, un varón que se queda en casa para cuidar a sus hijos/as, o que se ha quedado viudo, o que se hace cargo de un/a hijo/a cuya madre no quiere cuidar porque padece Depresión Postparto... ¿es entonces una mujer?

Si hay que tener libertad para elegir, hay que dar libertad para todo el mundo. Y eso significa luchar también por una baja por paternidad igualitaria. La baja por paternidad no es para convertir a los hombres y las mujeres en seres idénticos, sino para que sean tratados como personas y por igual.

Y sí, hay que respetar la diferencia, pero no la diferencia sexista que segrega a varones y mujeres, sino la diferencia universal: la que diferencia a varones, mujeres, a personas adultas, jóvenes, ancianas, a niños y niñas, a africanos/as, asiáticos/as, europeos/as, blancos/as, negros/as, etc... Y esto, con sus derechos, obligaciones y libertades por igual.

Ningua persona es menos que otra, ni en función de su sexo, ni cultura, ni religión, ni nación.

Y si tanto te molesta que las mujeres "hagan de hombres" (qué me pregunto yo: ¿qué quiere decir "hacer de hombre"?), porque dices que lo que hacen los hombres está mal... ¿Por qué no empiezas dando ejemplo, dejas de trabajar y haces de mujer?

Que, por cierto, no entiendo qué tiene de malo que un varón o una mujer vaya a trabajar a un hospital para salvar la vida de un/a paciente con cáncer...

El hecho de que para vivir hay que conseguir dinero hay que trabajar, no lo ha inventado el feminismo, sino la naturaleza. Para tener comida, hay que cazar. Y eso lo saben hasta las leonas.

El problema no está en el feminismo, sino en el sistema capitalista, que cada vez oprime más...

Pero por suerte ahí estamos los y las feministas, para luchar por bajas por paternidad y maternidad, para luchar por excelencias para poder criar, amamantar y disfrutar de la mater-paternidad, para luchar porque una mujer no sea despedida por querer tener hijos/as, etc. En definitiva, para luchar por una verdadera libertad para elegir lo que a cada cual, independientemente de su sexo, le plazca hacer.

Lo que dices tú, por el contrario y sin ánimo de ofender, no dista mucho de las normas marcadas por la Sección Femenina durante el Régimen franquista.

Saludos.

Armandilio dijo...

Es decir, Enrique... tengo que dejar de trabajar para demostrar que puedo hacer de mujer? o que puedo cuidar a mis hijos?

Cuando digo que son mujeres que hacen de hombres es porque lo primero que critico es el mundo de hombres que se creó en su día, haciéndonos creer que lo bueno, que lo ideal, que lo único que puede llenar a alguien como persona es realizarte en tu trabajo, ascender, aumentar tu estatus...

Por ponerte un ejemplo, hace unos días me encontré con un amigo del insituto que me dijo: "y qué has estudiado desde la última vez que te vi, cuando me dijiste que habías estudiado enfermería?".

Le dije, bah, apenas nada... y él me explicó su currículum. Yo iba con mis tres hijos y al final le dije "bueno, yo he tenido tres hijos" y la gente me mira en plan "madre mía, qué estorbo" y cosas similares, incluso me dicen "ah, claro, tienes tres porque tu mujer no trabaja". Porque no ven posible compaginar trabajo e hijos (que posiblemente sea cierto) y porque la mayoría de personas acaba limitando la cantidad de hijos porque no tienen estabilidad o porque prefieren entrar a jugar en el juego de ascender, de aumentar su caché laboral, de realizarse como persona trabajando.

Y yo, la verdad, me realizo trabajando, pero también como padre, así que preferiría poder equilibrar mucho más la balanza trabajando menos y pasando más tiempo con mis hijos (pero claro, una vez ha dejado de trabajar mi mujer, difícilmente puedo disminuir horas yo).

Para sentar bases: cada persona que haga lo que quiera, con esto estoy de acuerdo. Las mujeres pueden ser madres si quieren y pueden no serlo si quieren. Unas que respeten a las otras y las otras que respeten a las unas, y los hombres que respeten a ambas, por supuesto.

Si en algún momento escribí esta entrada es porque muchas mujeres que se hacen llamar feministas critican a las mujeres que tienen hijos y deciden cuidarlos, dejando de trabajar, cogiendo excedencias, etc. y lo escribí defendiendo que éstas, las que lo hacen como toda la vida, puedan hacerlo sin recibir críticas.

Los padres que quieran dejar de trabajar, que lo hagan. Cada unidad familiar debe decidir cómo hacerlo, son libres de ello, y yo jamás criticaría a un padre que prefiere dejar de trabajar antes que la madre porque, como dices, Enrique, hombres que cuidan mejor que las mujeres hay muchos (y mujeres que cuidan mejor que los hombres, pues también).

No tengo que justificarme por trabajar y por el hecho de que mi mujer dejara de trabajar para cuidar de los hijos. Sé que hombres y mujeres pueden hacerlo bien, pero si una madre amamanta a su bebé, día y noche, la lógica indica que debe ser ésta la que se quede en casa con el bebé y no la pareja. Pero como digo, que cada cual haga lo que quiera.

Como lo natural, como lo normal, es que los bebés sean amamantados, yo veo más lógico que la baja maternal sea más larga que la de los hombres. Prefiero esto antes que alargar la de los padres a 16 semanas, porque así el bebé estará más tiempo al menos con uno de los progenitores (y no 4 meses con los dos).

Como aún se hacen algunas cosas bien, pues genial si se consigue una baja de, pongamos, diez meses (por poner una cifra) y, si la madre no la quiere disfrutar, pues que se la ceda al hombre y disfrute él de la baja mientras cuida de sus hijos.

Enrique dijo...

Armandilio:

Preguntas: "tengo que dejar de trabajar para demostrar que puedo hacer de mujer?"

No, pero por lo que entiendo de tu entrada y tus comentarios, tu si dices que una mujer que no es madre, o que se dedica a trabajar exclusivamente... no es mujer. Por eso te digo, que si ser mujer significa ser madre, y lo que esta mal es ser hombre... entonces lo logico, segun tu logica, es no trabajar...

El mundo que hay hoy dia no lo han hecho las feministas, sino el capitalismo. Y el feminismo en si mismo nunca, nunca, ha dicho que una mujer que tiene hijo no es mujer, ni que es mala mujer, ni ha dicho nunca que no haya que serlo. De hecho, como ya te he dicho, es justamente el feminismo quien ha promovido y consolidado propuestas que permiten elegir. Gracias a las medidas feministas, una mujer puede o bien seguir siendo solo madre, como siempre; o bien ser solo mujer sin hijos, o bien ser una madre que trabaje fuera del hogar, gracias a las medidas que te explique en el comentario anterior.

El hecho de que te hayas encontrado con feministas criticonas no significa que el feminismo diga que la maternidad da asco. Eso es tan falso como comentar que ser republicano/a significa quemar iglesias y violar monjas porque solo porque en la II Republica española se cometieron tales atrocidades.

Por el contrario, el neo-feminismo lo unico que ha dicho es que las mujeres vuelvan si o si a la casa porque ser madre es la unica manera que hay para realizarse, ademas de decir que las mujeres son las mejores preparadas para la crianza; y claro, si son las mejores preparadas, son las unicas que pueden (y por tanto que deben) hacer tal labor. Por lo cual, al final no hay libertad para nadie, ya que cada cual ha de mantener el sitio que ha tenido siempre.

Por cierto, Armandilio, los varones no tenemos tetas para amantar (aunque si podemos hacerlo), pero dar el pecho no es lo unico que se puede hacer por un/a bebe. Tambien se le puede acariciar, mimar, proteger, cambiar los pañales, etc. Ademas de que la los y las bebes no se dedican a tomar leche en exclusiva hasta los 20 años. A medida que pasan los meses precisas otras atenciones e incorporacion de alimentos. Y esto lo pueden hacer los varones.

Lo que dices me suena a excusa para escaquearse...

Y bueno, te paso, por si te interesa, una entrada que hice sobre la baja por paternidad obligatoria e igual con respecto a la maternal. En esta entrada explico como, a diferencia de lo que dices, esta baja beneficia a los derechos y libertades de mujeres, varones y bebes.

http://educacion-enrique.blogspot.com.es/2011/11/la-baja-por-paternidad-obligatoria.html

(Disculpame por no poner tildes, pero el teclado no me deja).

Saludos.

Armandilio dijo...

Enrique, entiendo todo lo que dices.

Una mujer es mujer siendo madre y sin serlo, como digo en el comentario anterior. Si da la impresión de que digo lo contrario, lo aclaro con este comentario.

Esta entrada está escrita, en parte, para contestar a una feminista que, para mí, entiende mal el feminismo, como es Beatriz Gimeno, que me acusa de machista por decir que las mujeres, si quieren, pueden darse el "lujo" de ser madres y cuidar de sus hijos.

Yo sí creo que las mujeres, por norma general, están mejor preparadas que los hombres para cuidar de sus hijos, básicamente porque los gestan, los paren y los amamantan. No es una excusa, es la naturaleza que lo ha previsto así.

Ahora bien, si luego la pareja quiere hacerlo de otra manera, pues adelante. Cada núcleo familiar que haga lo que considere mejor para todos.

Sobre el amamantamiento y el cuidado de los bebés, está claro, hombre... a ver si ahora resulta que como mi mujer les da el pecho yo solo veo a mis hijos en foto.

Pero, si maman cada 30 minutos - 2 horas, que son intervalos más o menos normales, no tiene sentido que yo me quede a cuidarles y mi mujer se vaya a trabajar, aunque si quisiéramos, pues mira, ella allí se saca leche, yo se la voy dando aquí en casa y, si hace falta, pues se añade leche artificial, pero como yo creo que es mejor que lo haga ella y, sobretodo, ella prefiere hacerlo así, pues lo hacemos así.

Pero ya digo, que estoy contigo en lo de: cada cual que haga lo que quiera.

Sobre la baja por paternidad, sigo pensando lo mismo. Para que alarguen la mía, prefiero que alarguen la de la madre para que el bebé esté atendido por uno de sus padres más tiempo. Luego, si quieren que se repartan los primeros meses la madre y la segunda parte el padre. Pero me parece absurdo que los dos estén cuatro meses con el bebé para luego desaparecer ambos (aunque entiendo que es lo mejor para las mujeres, como dices en tu entrada).

De todas maneras, es absurdo que hablemos de esto, porque ni la de los hombres se va a ampliar, ni se va a ampliar la de las mujeres, en un país donde las ayudas para los padres son las más bajas de Europa.

Con respecto al vínculo con los hijos, tranquilo, los hijos no son bebés toda la vida y a partir de las 16 semanas, estamos padres y madre en igualdad de condiciones. Tenemos mucho tiempo, los padres, para cambiar pañales, limpiar babas, bañarles, jugar y estar juntos. Quizás por eso tengo tan buena relación con mis dos hijos (con el tercero, que tiene una semana, aún no puedo decirte... pero nos llevamos bien).

Enrique dijo...

Armandilio:

1- Aunque coincido con bastantes puntos con Beatriz Gimeno, la verdad es que esta mujer me parece un poco bruta a la hora de hablar. Me parece igual un/a neo-feminista, pero al revés.

La verdad es que en parte la comprendo. Es normal que ante el neo-feminismo, ese movimiento machista que, aunque enmascarada el "deseo de libertad", su única intención es que las mujeres vuelvan al hogar (no hay más que ver cómo se exalta la maternidad y el derecho (¿u obligación?) de una mujer a ser madre, pero de la paternidad... ni hablamos.

Y es que, lo que ocurre, Armandilio, lo queramos o no, esta vida, para poder alcanzar ciertos derechos como pensiones jubilatorias y demás, desgraciadamente hay que trabajar. Es decir, que una mujer que no trabaja carece de tales derechos. Además de que una mujer que no ha trabajado, y por tanto, que no ha adquirido experiencia laboral, después de pasarse años y años casada y acabar en divorcio, no va a ningún sitio.

Por eso comprendo en parte a Beatriz Gimeno, porque eso es lo que trata de hacer el neo-feminismo, y no como derecho (que respeto), sino como obligación, como deber de toda mujer. Así ha sido a lo largo de la vida y a ello se quiere regresar.

¿Y sabes por qué? Para fortalecer el capitalismo.

Y es que, Armandilio, desde que las mujeres han entrado en el mundo laboral, la cosa se ha puesto difícil para los varones: hay mayor competencia laboral, más tasa de paro y además se ha reducido el número de hijos/as por familia (lo que ha traído consigo que haya mucha población anciana y poca joven).

¿Cuál es la solución? El neo-feminismo: se exalta la maternidad (la paternidad nunca), se dice (como tú) que las mujeres valen más para cuidar niños/as, y que trabajar es una esclavitud. ¿Resultado? Menos mujeres que trabajan, conlo que se reduce el paro, menos dinero invertido en bajas, pensiones, etc, y mayor tasa de natalidad para solucionar la crisis.

Esa es la realidad. El neo-feminismo se ha inventado para potenciar el capitalismo que el feminsimo está debilitando. Para potenciar el capitalismo que ha existido desde siempre: el capitalismo de utilizar a las mujeres como fábricas de niños/as y el de la libre explotación de varones trabajadores (si las mujeres no trabajan, las familias dependen exclusivamente del sueldo de los varones, por lo que los hombres tendrán que someterse a cualquier condición laboral, si no quieren ver a su familia morir de hambre).

Sigue...

Enrique dijo...

Continuación...


2- Yo no creo, para nada, que las mujeres estén mejores preparadas para la crianza. Para mí cada ser humano es un mundo. Las habrá que cuiden mejor que ciertos varones, y habrá varones que cuiden mejor que ciertas mujeres.

Si de verdad las mujeres cuidasen mejor por norma general y por naturaleza, en primer lugar no habría pediatras ni nadie que le dijese a las mujeres cómo cuidar bien (por un lado, son las mejores preparadas, pero al mismo tiempo, por otro, lo vienen haciendo fatal a lo largo de la historia y necesitan a "pediatras azules" que les salven de la ignorancia maternal. ¿Cómo es eso?); y en segundo lugar, no habría madres que maltratan a sus hijos/as ni cosas por el estilo. ¿Cómo puede ser que el instinto le diga a una mujer que maltrate a su bebé? ¿Qué clase de naturaleza hace eso?

Estamos tan, tan condicionados/as por la cultura, que, lo siento mucho, pero no me cabe pensar que la naturaleza nos dote para cuidar. No nos dota, a diferencia del resto de especies, ni si quiera para andar nada más nacer, ni para conocer la sexualidad...

Además, Armandilio, si las mujeres son las que tienen que cuidar los niños y las niñas, si son ellas las mejor preparadas... ¿Qué hacemos con las familias formadas por dos varones homosexuales? ¿Les prohibimos adoptar? Digo, porque al no haber ninguna mujer en tales familias... Pobre niños/as, ¿no te parece?

3- Por último, para que pueda haber una verdadera libertad de elección, y para que haya igualdad, ha de haber igualdad en todo. No puede ser que digas que te parece bien que yo sea libre de cuidar a mi bebé pero al mismo tiempo que yo no tenga que tener una baja por igual a la de mi pareja. Si no tengo esa igualdad, no tengo libertad para elegir.

Así mismo, tú mismo lo has dicho: en pocos meses los y las bebés ya no son bebés. Si no tengo una baja prolongada, me pierdo una etapa de mi hijo/a que no podré disfrutar nunca. Y la única forma de hacerlo es teniendo una baja.

Además, si los varones no tenemos una baja prolongada: ¿qué hacemos con los y las bebés cuidados/as por parejas formadas por varones homosexuales? ¿Cómo se van a cuidar si sus padres no tienen una baja prolongada?

Y bueno, para mí lo absurdo no es hablar de baja porque no vayamos a conseguirla (que creo que sí se puede, y que algún día habrá bajas como en países nórdicos, en los cuales tanto la madre como el padre pueden disfrutar de hasta un año de baja). Para mí lo absurdo, sinceramente, es que un padre y una madre tengan que pedir permiso para cuidar de su hijo/a...

Un cordial saludo.

Madre desesperada dijo...

Uf, se me ha puesto los pelos de punta con tu relato. Magníficamente escrito, felicidades por tu talento para narrar. Me temo que hoy en día no se elige. Lo normal es se necesiten los dos sueldos en casa :(

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.