7 jul. 2009

La satisfacción de quitarte el coche de encima



Hace dos años más o menos compramos un Peugeot 307 SW como el de la foto (pero negro), con el dinero conseguido por la venta del que ya tenía y con el dinero prestado por nuestra caja...

Dos años después, como vaticinó mi suegra Asun, nos lo quitamos de encima (el préstamo). La satisfacción, lógicamente, es infinita. Un préstamo menos. Ya sólo queda el piso (¿sólo?).

En fin. En el fondo da igual, pues ya tenemos un nuevo proyecto en mente... otro día os lo cuento con más calma.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Armando, ¿qué proyecto es ese? Nos tienes en ascuas...

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.